post

Durante los días 7, 8, 9 y 10 del pasado mes de abril, representantes de organizaciones de Bolivia, Perú, Nicaragua y Colombia  visitaron varios lugares del suroeste de Antioquia con el propósito de intercambiar experiencias sobre derechos ambientales de niños, niñas, jóvenes, adultos, ancianos, hombres y mujeres, además de compartir diferentes formas de resistencia al modelo de desarrollo que tanto ha golpeado los proyectos de vida de las comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas de América Latina.

Con este propósito el Comité de Concertación Social de Pueblorrico expuso su experiencia sobre los ejercicios de participación social a partir de los Mandatos Populares, Consulta popular, consulta autónoma y Plan de Vida Comunitario, elementos que han sido centrales en el proceso de autodeterminación territorial.

En el resguardo indígena de Karmata Rua se participó en las Noches Culturales de Luna Llena “dancemos con la palabra bajo la luna”, que ha sido una de las actividades más significativas que profesores y estudiantes coordinan para generar espacios de encuentro y reflexión de la cultura Embera y su conexión con el Tierra.

Con el Comité por la Defensa Ambiental de Territorio de Támesis –CODEATE- se dialogó sobre los diferentes conflictos socioambientales de la región y se abordó  las luchas sociales y ambientales que han emergido en el suroeste de Antioquia. igualmente con el Circuito Económico y Solidario de Támesis –CESTA- se reflexionó la importancia que adquieren las economías campesinas como propuesta de defensa y permanencia territorial a partir de principios como la solidaridad la cual ha tomado consistencia con los convites comunitarios que permite definir alternativas reales y eficaces al modelo extractivo.

Con la Corporación Valle del Paraíso, de Valparaíso, conocimos sobre su experiencia y la importancia del  el arte como principio creador para la transformación cultural y la defensa del territorio.

En el municipio de Caramanta, con la Asociación Agropecuaria de Caramanta –ASAP-, aprendimos de la experiencia de Las Ospina y su proceso de autonomía agroecológica, se trata de una familia de mujeres campesinas que nos dan ejemplo de su resistencia, de la fuerza adquirida a través de su vida la cual resplandece en su lucha por una vida digna.

Con la ASAP se valoró el contexto histórico de las luchas campesinas, su conexión con  la tierra a partir de la agroecologías, experiencias que se relacionan con las raíces históricas del Cinturón Occidental Ambiental COA, son historias y experiencias vivas que alimentan la resistencia para seguir enfrentando, insistentemente, la industria extractiva, luchando por la autodeterminación, a participar y definir nuestros planes de vida comunitarios.

Este encuentro internacional nos deja como aprendizaje priorizar la participación de niños, niñas y jóvenes del suroeste para que re-signifiquen los derechos territoriales desde sus sentidos de vida, para (re) recrear nuevas formas de concebir, representar y construir Territorios Sagrados para la Vida, esto implica consolidar procesos de educación popular ambiental para que emerjan esos otros mundos posibles que tanto necesitamos.

Ya se ha iniciado un camino con el Colectivo JODETE (Jóvenes por la Defensa del Territorio) y muchas(os) jóvenes de las diferentes organizaciones del COA, esos otros mundos posibles ya existen y serán nuestra inspiración para seguir resistiendo.

IMG_7642

Comité de Concertación Social Pueblorrico

IMG_7882

Resguardo Indígena Karmata Rua
IMG_7649Dialogando con representantes del Circuito Económico y Solidario de Támesis

IMG_7672

Finca integrante del CODEATE 

IMG_7700

Sede Corporación Valle del Valparaíso

IMG-20180409-WA0014

Finca Las Ospina en Caramanta

IMG-20180409-WA0027

Centro de Acopio ASAP Caramanta

 

IMG_7707

Socialización de experiencias recorrido Suroeste de Antioquia en Bogotá