post

Por: Herman Vergara Blandón

Jericó, 25 de febrero de 2018

“Ni por el putas, de aquí no nos vamos”; “estas tierras, estos caminos, han sido de nuestros antepasados, hoy son nuestras y serán de nuestros hijos”; “hoy nuestra obligación es defender el agua que empieza a agotarse por culpa de la Anglogold Ashanti, y con el agua defendemos la vida que es la que está en peligro”; “el gobierno nacional y la Empresa Minera piensan que nosotros estamos charlando, y no han entendido que de aquí nos sacan pero muertos”. Estas son algunas de las expresiones que manifiestan los campesinos del corregimiento de Palocabildo, en el municipio de Jericó, localizado en el Suroeste de Antioquia, que hace parte de las montañas de la Cordillera Occidental, a 100 kilómetros, aproximadamente, de la Ciudad de Medellín.

Han sido múltiples las marchas, caminatas, plantones, tomas, manifiestos y denuncias que los campesinos de este corregimiento han realizado para expresar su rechazo a la presencia de la Empresa Multinacional Sudafricana Anglogold Ashanti, en este territorio y que hoy ven como lamás grande amenaza para la supervivencia no sólo de Jericó, sino de todo el Suroeste Antioqueño. Sin embargo, la Empresa con el apoyo del gobierno nacional, sigue empeñada en iniciar su proceso de explotación para comienzos de la próxima década.

Todas las organizaciones sociales y ambientales del suroeste comprendieron que los principales protagonistas de este proceso son los campesinos, hombres, mujeres, jóvenes y niños, quienes son los principales afectados por el modelo extractivista. Esto ha hecho que organizaciones y procesos como Los Finqueros de la Oculta, la Mesa Ambiental de Jericó, El Cinturón Occidental Ambiental – COA y el CODEATE, entre otras, articulen esfuerzos para acompañar este proceso organizativo.

Durante los días 24 y 25 de febrero del presente año, organizaciones sociales y ambientales, además de Ong’s como Gaia y Penca de Sábila y grupos de trabajo como Centro Taller Recreo, Teatro Retazos y Conexión Irreverencia, brindaron sus aportes logísticos, reflexiones académicas y actividades recreativas mediante el teatro y la música: todos apuntando a la Defensa del Territorio desde la diversidad de sus miradas. En la Vereda Vallecitos del municipio de Jericó, a dos kilómetros del corregimiento de Palocabildo.

Las delegaciones armaron sus carpas y la lluvia no fue impedimento para realizar este encuentro de hermandad. Los campesinos se apropiaron del micrófono y en forma espontánea pero organizada, dieron la bienvenida a los asistentes. Manifestaron su complacencia por la presencia de delegados de diversos municipios y con alegría dicen : “Hoy sentimos que no estamos solos, nos sentimos felices de su presencia y lo más bonito es la hermandad y amistad que estamos construyendo, porque esta problemática la estamos viviendo todos los municipios. Gracias por su compañía”.

En el encuentro se realizaron varios talleres sobre acueductos comunitarios, la biodiversidad, la conservación de las abejitas (melipomas) y la experiencia del Circuito Económico y Solidario de Támesis, temas trabajados por compañerxs que viven en el territorio y conocedores de su problemática. Más que talleres académicos fue la expresión de los sentires de nuestros coterráneos que desde distintas miradas quieren apostarle a alternativas que fortalezcan la resistencia y la permanencia en el territorio.

Con actividades lúdicas, obra de teatro y música mensaje, la tarde y parte de la noche transcurrió manifestando su sentido solidario y la convicción profunda que no se puede dar mucha espera para articular acciones en defensa de lo nuestro, pues está en juego nuestra cultura, nuestras economías propias, nuestras montañas, el agua, en última instancia la misma vida. Todo esto amenizado con un delicioso sancocho preparado por los compañerxs campesinxs de Vallecitos y con el condimento del humor, las personas se resistieron en retirarse al descanso en sus carpas. Fue un día y una noche de múltiples aprendizajes y sentires que todas desearían repetir.

Las actividades del domingo iniciaron en la cancha de futbol del corregimiento de Palocabildo, con algunas interpretaciones musicales del cantautor de Támesis Luis Carlos Perdomo, quien le canta al territorio, a nuestras montañas, con su propio ritmo y con la convicción de seguir defendiendo lo nuestro. Monseñor Nabor Suárez presidió una Misa Campal, solicitada por los mismos campesinos. Allí, hacen presencia las distintas delegaciones de distintos municipios de la subregión. Hicieron presencia delegaciones de Támesis, Valparaiso, Urrao, Fredonia, Pueblorrico, Tarso y Medellín, entre otras, así como el alcalde de Jericó, concejales de varios municipios del suroeste y el Resguardo Indígena La Mirla de Támesis. Después de un sancocho al aire libre, las delegaciones se dirigieron a la cabecera de Jericó en donde se llevó a cabo una marcha por las principales calles de la localidad. En medio de mensajes escritos en pancartas y pasacalles, las delegaciones expresaron una vez más su rechazo a la actividad minera y a la presencia de la Multinacional Anglogold Ashanti.

Con la iniciativa de los campesinos, la actividad se cerró en el Parque Principal de Jericó con las intervenciones de las distintas delegaciones participantes, quienes manifiestan su convicción de apostarle al fortalecimiento del proceso organizativo que se sigue gestando en este suroeste, para no permitir que las Empresas Trasnacionales se apoderen de estos territorios a través una Economía Extractivista. Hoy, la problemática nos sigue uniendo, por ello el hermanamiento de nuestros pueblos será la herramienta más efectiva para seguir haciendo resistencia.