post

Territorio COA, 30 de agosto de 2019

El Cinturón Occidental Ambiental (COA) como proceso de articulación de organizaciones indígenas y campesinas, sociales y ambientales, que construimos Territorios Sagrados para la Vida en las majestuosas montañas del suroeste de Antioquia, emitimos el siguiente comunicado a la opinión pública:

Ante la jornada departamental convocada para el 31 de agosto por la Gobernación de Antioquia y las Corporaciones Autónomas Regionales «Gran Sembratón Bosques de Vida», con la que se pretende plantar alrededor de 200.000 nuevos árboles en los 125 municipios del departamento, nos permitimos manifestar nuestro rechazo a la alianza público – privada con empresas como la Gran Colombia Gold, Mineros S.A, Grupo Argos y otras entidades más, pues su vinculación a este tipo de jornadas  representa un despropósito político para el suroeste de Antioquia ya que se legitima el accionar de empresas que representan un modelo de desarrollo basado en políticas del despojo.

Resulta paradójico que estas entidades, cuyas actividades representan en gran medida una de las principales causas del deterioro ambiental de los territorios, se vinculen a actividades como esta donde su patrocinio parece más un asunto de marketing que de verdadero compromiso con el planeta. Su participación en territorios como los del Suroeste, representa un desconocimiento de las voces que por largo tiempo hemos venido manifestándonos en contra de los megaproyectos extractivistas pensados para la región, que no son compatibles con nuestra cultura indígena, con la tradición campesina y mucho menos respetuosas de la fauna, la flora, la tierra y el agua de nuestras majestuosas montañas

La participación de estas empresas en el evento de mañana, legitima no solo el accionar de dichas entidades, sino la privatización de la naturaleza en nombre de un “ambientalismo” corporativo basado en discursos como el de la Economía Verde que sigue acentuando problemáticas sociales, políticas y ambientales en los territorios.

Le embestida del modelo extractivo en el país viene alimentándose de este tipo de discursos que tienen como fin último justificar el modelo de mercantilización de la naturaleza mediante medidas paliativas que en las manos equivocadas solo representan un juego psicológico de publicidad corporativa. Pretenden a través de sus aportes monetarios, que poco o nada significan en sus cuentas bancarias, lavar su imagen a costa del engaño que representa su patrocinio en acciones como éstas.

De esta manera rechazamos que se sigan utilizando a las comunidades para robustecer la imagen corporativa de empresas nacionales y multinacionales que tanto daño han causado en los territorios.

Rechazamos que, en nombre de la Madre Tierra, la economía del despojo pretenda, en una lógica incomprensible del que “reza y peca empata”, aminorar lo que representa la presencia de estas empresas en los territorios y que se haga bajo el amparo de las entidades públicas territoriales como las Corporaciones Autónomas Regionales, las alcaldías y Gobernación.

Como Cinturón Occidental Ambiental – COA planteamos que la protección y el cuidado de nuestra Madre Tierra es una tarea colectiva que carece de sentido si seguimos limitando nuestra acción a una mirada antropocéntrica y si no se reconoce a las comunidades como principales protectoras de la vida. Tenemos la certeza de que con la labor heroica y  consciente de quienes habitamos los territorios y los protegemos desde el amor, la solidaridad y la autonomía, estamos constantemente dándole un respiro al planeta.