post

MANIFIESTO Segunda Travesía por el Suroeste: Un Abrazo a la Montaña

Caramanta, 14 de Agosto de 2016

MANIFIESTO

SEGUNDA TRAVESÍA POR EL SUROESTE: UN ABRAZO A LA MONTAÑA

Justicia social y ambiental para la construcción de paz territorial

Entre los días 8 y 14 de agosto de 2016, las organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales, mujeres, jóvenes y hombres del Suroeste de Antioquia, hemos abrazado la paz, la vida, el agua y el territorio en las sagradas montañas del Cinturón Occidental Ambiental Colombiano, Un Abrazo que sigue afianzando  el amor por nuestra Madre Tierra.

Jardín, Resguardo Indígena Karmata Rua, Andes, Hispania, Resguardo Indígena Hermenegildo Chakiama, Bolombolo, Peñalisa, Tarso, Pueblorrico, Jericó, Támesis, Valparaíso y Caramanta, unieron sus corazones para expresar que el Territorio COA es Sagrado para la Vida.

El SÍ a la Vida, al Agua y al Territorio  define la apuesta por un SÍ A LA PAZ en el que la Justicia  Social y Ambiental debe ser la matriz para su construcción, debe partir del reconocimiento y el respeto a la Vida en sus múltiples expresiones.

Construir esta apuesta implica de-construir  acciones de violencia que atentan contra los cuerpos, las familias, las comunidades, las tierras, las aguas, los territorios, nuestras culturas y perspectivas de vida. Es necesario abordar nuestras historias y entender las causas del conflicto armado y  los conflictos socioambientales  que tanto han desangrado al pueblo colombiano y a la madre tierra.

Si bien el silenciamiento de las armas no es suficiente para la construcción de una Paz Territorial, consideramos que es un proceso necesario y urgente  para lo cual exigimos que se le dé una solución política al conflicto armado en Colombia, a partir de los diálogos entre el Estado, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia  (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la Población Civil. Exigimos desmontar el uso de las armas y cambiar sus sonidos de guerra y muerte por diálogos y entendimiento, para que podamos reconocernos, discutir y construir a partir de las diferencias. La reconciliación de nuestros pueblos indígenas, afros y campesinos es necesaria y urgente para no seguir perpetuando las políticas de guerra y muerte en el país.

De esta manera, la Justicia Social y Ambiental y la Paz Territorial la construimos a partir de  POLÍTICAS PARA LA VIDA, emergentes de propuestas comunitarias que se definen a partir de perspectivas históricas, actuales y futuras.

Acogemos el SÍ en el Plebiscito de los acuerdos en la Habana y, aunque no es suficiente para la definición de la PAZ, consideramos que es un paso, ente muchos que debemos dar, para defender nuestro principio universal de que la Vida de los pueblos indígenas y campesinos, ríos y montañas son Sagrados. La guerra, las armas y la violencia han atentados contra  vidas indefensas, desencadenando consecuencias nefastas de odio y muerte. Consideramos que es necesario ampliar el debate y exigimos la participación de las comunidades que también estamos construyendo paz en el Territorio para que el Estado y las insurgencias colombianas entiendan que para llegar a la PAZ  es necesaria la Justicia Social y Ambiental, no queremos estar condenados a  las políticas de muerte y expropiación.

Nuestra Justicia Social y Ambiental nos obliga a señalar que los conflictos socioambientales son una amenaza de Paz Territorial latente ya que la naturaleza no sólo ha sido víctima del conflicto armado sino de un modelo de desarrollo que  pretende destruirla a partir de megaproyectos mineros, energéticos, petroleros, agroindustriales y privatizarla mediante políticas conservacionistas de economía verde. Es necesario reflexionar acerca de las amenazas al territorio que se siguen presentando desde el modelo extractivista y que no desaparecerán con la refrendación de acuerdos con las insurgencias, sino que, infortunadamente, se acrecentarán como consecuencia de las garantías que el gobierno Santos entrega a las corporaciones trasnacionales en lo que se conoce como la paz corporativa, es decir, el intento del ejecutivo colombiano por pacificar al país para entregar amplias zonas del territorio nacional a las corporaciones trasnacionales. Las nuevas amenazas se disfrazan hoy de pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas presentadas como proyectos amigables con el ambiente, los proyectos mineros y también con estrategias de supuestas interlocuciones con empresas nacionales y trasnacionales en las que prima la asimetría de poder en la que la institucionalidad se pone al servicio de intereses económicos, bajo los mismos trasnochados argumentos de la necesidad del desarrollo y progreso, y desconoce los derechos de la población a decidir sobre su presente y futuro territorial.

La Paz Territorial nace del principio de que la vida es sagrada, en el Suroeste de Antioquia EXIGIMOS UNA PAZ TERRITORIAL SAGRADA PARA LA VIDA, UNA JUSTICIA SOCIAL Y AMBIENTAL SAGRADA PARA LA VIDA, con la cual se nos pueda garantizar el reconocimiento de sentidos y prácticas de vida que definen la autodeterminación territorial, la armonización con el agua, la biodiversidad, el patrimonio arqueológico-histórico-cultural, comunidades indígenas y campesinas, economías propias, organizaciones sociales y participación.

Esta PAZ TERRITORIAL debe partir de nuestros sueños, sentimientos y expectativas para el buen vivir, en  un Territorio Sagrado para la Vida que se construye en las majestuosas montañas del Territorio COA – Cinturón Occidental Ambiental.

 Esta es nuestra propuesta:

MANDATAMOS

Aguas Sagrada para la Vida:

  • Reconocer el agua como bien común y público, determinante en las territorialidades campesinas y étnicas y en la producción alimentaria. Sin Agua no hay vida y sin ella es imposible construir territorios de paz justos y democráticos (Roa & Urrea, 2015, pág. 203).
  • La gestión pública y comunitaria del agua debe estar en manos del Estado o de comunidades organizadas
  • El país requiere, a parte de una reforma agraria, una reforma acuaria. A las personas víctimas se le deben restituir tanto las tierras, como las aguas; esto es, restituir ciénagas, lagunas, ríos que fueron apropiados por los terratenientes durante la guerra. Aguas que son determinantes para la reproducción social, cultural y espiritual de cientos de comunidades ribereñas y cienagueras que han vivido de la pesca.
  • Detener cualquier acción que afecte los bienes comunes, en especial las aguas, pues negar o afectar su acceso implica violar los derechos humanos y de la naturaleza.

 

Economías Indígenas y Campesinas Sagradas para la Vida

  • Declarar de utilidad pública la cultura indígena y campesina del Suroeste de Antioquia, las prácticas sociales, económicas, espirituales, culturales y ambientales asociadas a ellas, como patrimonio intangible, dando el reconocimiento al Suroeste de Antioquia como un Territorio Sagrado para la Vida.
  • Las autonomías y soberanías alimentarias, los procesos agroecológicos, las economías propias y los circuitos económicos solidarios serán fundamentos centrales hacia la construcción de política pública de agricultura autónoma.
  • Que se reconozca al campesinado de Colombia como sujeto de derechos.
  • Las semillas son un patrimonio al servicio de la humanidad. Las semillas libres en manos de los pueblos será determinante en la construcción de un país en paz, y garantía para la autonomía y soberanía alimentaria.
  • La agricultura campesina alimenta al mundo y puede enfriar el planeta. La defensa de la agricultura campesina es indispensable en la construcción de la Paz Territorial (Ibidem).
  • Frente al modelo minero-energético, consideramos necesario declarar una moratoria en la que: se ponga en consideración qué tipo de minería hay hoy en el país y para qué intereses; qué tipo de producción energética se tiene y cuál se necesita:

– Se ponga en debate nacional la categoría de utilidad pública de la minería y las represas.

– Se analizase por medio de una comisión independiente la legalidad de los títulos y concesiones.

– Se avance en la construcción de la categoría de afectados por megaproyectos (algunas organizaciones hablamos de víctimas del desarrollo) y en las formas de reparación integral a esos afectados.

– Se reconozca la naturaleza como víctima del conflicto.

– La construcción de la política pública debe incorporar como bases del ordenamiento a las aguas y a los bienes comunes esenciales para la garantía de la vida. La política pública no debe mantenerse como una construcción exclusiva de la institucionalidad corrupta y deslegitimada, protegida en el estado. Lo público se construye desde el proceso legislativo popular y comunitario y de allí emerge una nueva concepción de poder frente a un Estado deslegitimado y entregado al corporativismo.

  • Una política minero-energética transformadora debe tener como base la soberanía energética construida en las prácticas concretas de los Pueblos. La Soberanía energética implica la autodeterminación, la priorización, la tecnología al servicio de los pueblos y se relaciona directamente con las soberanías  hídricas y alimentaria.

 

Organizaciones y Participación Comunitaria Sagradas para la Vida

  • Construir, reconocer y acoger dentro de los planes de desarrollo y esquemas de ordenamiento territorial, la defensa del agua, la vida y el territorio, incorporando e implementando los Planes de Vida Comunitario construidos por organizaciones sociales, ambientales, indígenas y campesinas del Suroeste de Antioquia como procesos autónomos.
  • El ordenamiento del territorio debe incluir la participación social, interétnica, intergeneracional e intersectorial y para esto debe garantizarse el respeto a las consultas populares y a los mecanismos de participación popular, legales y constitucionales, así como los ejercicios de autodeterminación de los pueblos expresados, por ejemplo, en las consultas autónomas.
  • La defensa de nuestro cuerpo no es ajena a la defensa del Territorio. De ahí que son fundamentales los planteamientos que los movimientos de mujeres, jóvenes y trabajadores que han hecho en relación con la defensa del cuerpo y de la salud.
  • Los procesos de educación popular territorial (Escuela de Sustentabilidad) son necesarios para la construcción de territorialidades (Territorio COA) indígenas y campesinas.
  • La participación popular debe estar definida en múltiples encuentros de organizaciones de base, de mujeres, jóvenes, acueductos comunitarios, economías indígenas y campesinas, interculturales, hacia la construcción de agendas propias para la incidencia en las políticas públicas territoriales.
  • Es necesaria la construcción de lo comunitario para los medios de comunicación local. medios de comunicación e información construidos por la comunidad para la comunidad (medios de comunicación popular alternativo).
  • La construcción de Salas Patrimoniales sobre Territorio como proceso de memoria colectiva y de formación popular.

Nuestra Justicia Social y Ambiental para la Paz Territorial la seguimos construyendo

CINTURÓN OCCIDENTAL AMBIENTAL – COA

SUROESTE DE ANTIOQUIA: TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA

________________

Roa, T., & Urrea, D. (2015). La cuestión ambiental: asunto clave en el proceso de paz. En V. d. Correa-Lugo, Negociación Gobierno – Eln: Y sin embargo se mueve (pág. 274). Bogotá: Ediciones antropos.

www.coaterritoriosagrado.org

 

post

Comunicado #1: Segunda Travesía por el Suroeste: un Abrazo a la Montaña

Territorio COA, Julio 8 de 2016

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

 SEGUNDA TRAVESÍA POR EL SUROESTE: UN ABRAZO A LA MONTAÑA

El Cinturón Occidental Ambiental – COA como proceso de articulación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales del Suroeste de Antioquia que promovemos la defensa de la vida, el agua y el territorio, la autodeterminación territorial y la vida digna, exhortamos a las organizaciones sociales para que participemos en la Segunda Travesía por el Suroeste: Un Abrazo a la Montaña.

La Segunda Travesía piensa realizarse entre el 8 y el 14 de agosto del presente año, tiene como propósito reflexionar sobre los conflictos socioambientales y valorar nuestras riquezas territoriales, abordando temas fundamentales como la paz territorial y el medio ambiente, economías indígenas y campesinas, el papel de los jóvenes y las mujeres en la construcción de Territorio, la valoración del patrimonio arqueológico, histórico y cultural y deseamos compartir experiencias de participación comunitaria y autonomía territorial.

Pretendemos abrazar los municipios y resguardos indígenas del suroeste de Antioquia, iniciando el recorrido en el municipio de Jardín para luego continuar en Andes, Hispania, Ciudad Bolívar (corregimiento Farallones), Venecia (Bolombolo), Salgar (Peñalisa), Tarso, Pueblorrico, Jericó, Támesis, Valparaíso y, finalmente, el municipio de Caramanta.

Desde hace varios meses hemos estado socializando y concertando con organizaciones sociales, administraciones y concejos municipales, para definir la agenda de la Travesía. Seguiremos con este propósito.

Estaremos informando sobre los avances, para mayor información, escribirnos al siguiente correo: cinturonoccidentalambiental@gmail.com.

Logo-COA

Cinturón Occidental Ambiental – COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida

post

Comunicado a la Opinión Pública: Minga Agraria

El Cinturón Occidental Ambiental -COA- manifiesta su solidaridad a la Minga Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular que durante seis días ha mantenido una jornada de paro y movilización por la dignificación de la vida campesina, indígena, afrodescendiente y urbana.

Ante los incumplimientos sistemáticos del gobierno colombiano frente a los acuerdos alcanzados en jornadas democráticas de nuestros pueblos, el COA se suma al llamado de las organizaciones y movimientos sociales que hoy se encuentran en Minga para la construcción de un país con justicia social y ambiental.

Saludamos y apoyamos al Movimiento en Defensa del Territorio y afectados por Represas Ríos Vivos, al Congreso de los Pueblos y a la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC, que en diferentes puntos de concentración en los municipios de Valdivia, Santuario y Apartadó en el Departamento de Antioquia, y en otras partes del país, reivindican la defensa de los territorios ante la voracidad de los proyectos extractivos.

Rechazamos el tratamiento de guerra que el gobierno de Juan Manuel Santos ha dado a la Minga Agraria, y exigimos las garantías constitucionales a la movilización social y la propuesta pacífica que hoy es amenazada, en el caso de Ríos Vivos, por fuerzas paramilitares.

#ElParoCrece #MingaLeDigo

Cinturón Occidental Ambiental – COA

Suroeste de Antioquia Territorio Sagrado para la Vida /Junio 4 de 2016.

post

Carta al Magistrado sobre Respaldo a Consulta Popular de Ibagué

Medellín,  27 de marzo de 2016

Honorables magistrados

TRIBUNAL ADMINISTRATIVO DEL TOLIMA

Sr. Magistrado Jose Aleth Ruiz Castro

 

En relación a la solicitud presentada por el alcalde del municipio de Ibagué, el Sr. Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, de realizar una Consulta Popular contra la minería con prácticas contaminantes, el Cinturón Occidental Ambiental (COA), proceso de coordinación y articulación regional de organizaciones indígenas, campesinas, juveniles, grupos sociales y ambientales del Suroeste de Antioquia, nos permitimos, de manera respetuosa, solicitar al Tribunal Administrativo del Tolima dar viabilidad legal a la propuesta, por las siguientes razones:

  1. El territorio Tolimense, y específicamente el municipio de Ibagué, ha sido objeto de varios títulos mineros, y actualmente tiene un alto número de solicitudes mineras para la explotación de diversos tipos de materiales. Por lo tanto, la calidad ambiental y paisajística, algunos bienes comunes como el agua, el suelo, la biodiversidad el aire, y en general los espacios de vida de las comunidades, se encuentran en peligro de sufrir alteraciones e impactos negativos irreversibles. Es así como la Consulta Popular se constituye como una herramienta idónea para garantizar el derecho constitucional de las comunidades a decidir sobre las actividades desarrolladas en sus territorios y por el derecho a un medio ambiente sano.
  2. La Consulta Popular no solo es pertinente para la situación que se presenta en el municipio sino que además su realización la dicta la ley 136 de 1994 en su artículo 33, donde dispone que “Cuando el desarrollo de proyectos de naturaleza turística, minera o de otro tipo, amenace con crear un cambio significativo en el uso del suelo, que dé lugar a una transformación en las actividades tradicionales de un municipio, se deberá realizar una consulta popular de conformidad con la Ley. Y la importancia de su realización se reafirma en la Sentencia C-123 de 2014 de la Corte Constitucional que declara que “(…) sin desconocer que es el legislador quien determina las autoridades competentes para establecer zonas excluidas de la actividad minera, dichos procesos pueden incluir la participación de la población afectada, para así concretar el principio de participación de la comunidad en las decisiones que los afecten”.
  3. La Constitución Política Nacional de 1991, en sus artículos 8 y 19 consagra el deber de las comunidades a proteger y defender la riqueza cultural y natural de la nación, y el derecho a gozar de un ambiente sano.
  4. En el preámbulo de la Constitución Política Nacional de 1991 se declara que la soberanía es del Pueblo, por tanto es el pueblo, inclusive la participación amplia de las comunidades, quienes tienen la potestad de decidir. Y en concordancia, la ley 134 de 1994 y la ley estatutaria 1757 de 2015 reglamentan este derecho constitucional y dictan las disposiciones para garantizar una participación democrática, entre las cuales se encuentran mecanismos como la Consulta Popular.
  5. La pregunta que se propone someter a votación: “¿Está usted de acuerdo SI o NO que en el municipio de Ibagué se ejecuten proyectos y actividades  mineras que impliquen contaminación del suelo, pérdida o contaminación de las  aguas o afectación de la vocación agropecuaria y turística del municipio?”, cumple cabalmente con los principios de gradación normativa, armonía regional y rigor subsidiario que se exigen por la ley.
  6. Las comunidades tenemos el deber, la obligación y los derechos de construir nuestros propios proyectos de vida para su dignificación; la imposición de proyectos extractivos vulneran nuestros derechos a la participación y a la toma de decisiones libres e informadas. Como lo señala la corte en su sentencia T 881/02:”i) Dignidad Humana entendida como autonomía o como posibilidad de diseñar un plan vital y de determinarse según sus características (vivir como quiera) (ii) La dignidad humana entendida como ciertas condiciones materiales concretas de existencia (vivir bien). (iii) La dignidad humana entendida como intangibilidad de los bienes no patrimoniales, integridad física e integridad moral (vivir sin humillaciones)”.
  7. Es deber de los gobernantes responder a los mandatos y requerimientos de las comunidades, siempre y cuando redunden en el bienestar común y en la protección de los derechos colectivos; pues, como lo manda la Constitución Política Nacional la soberanía es del pueblo, y es su derecho DECIDIR sobre los territorios que históricamente ha habitado.

 

Con todo respeto y consideración

 

CINTURÓN OCCIDENTAL AMBIENTAL – COA

SUROESTE DE ANTIOQUIA: TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA

post

Comunicado a la Opinión Pública: Aclaración Frente a Publicaciones Realizadas Por El Comité de Integración Territorial

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

ACLARACIÓN FRENTE A PUBLICACIONES REALIZADAS POR EL COMITÉ DE INTEGRACIÓN TERRITORIAL

El Cinturón Occidental Ambiental COA, proceso de articulación y coordinación regional de organizaciones indígenas, campesinas, grupos sociales y ambientales del Suroeste de Antioquia que promovemos la defensa de los derechos y la autonomía territorial, nos pronunciamos ante la opinión pública para aclarar publicaciones difundidas en el periódico Integración de Marzo 15 de 2016:

En la fecha del 15 de Marzo de 2016 se publicó el número 2 del periódico Integración, medio de comunicación difundido en varios municipios del suroeste y que es coordinado por el Comité por la integración del Suroeste, apoyado por Conciudadanía y el proyecto Diálogo Democrático para la Seguridad Ambiental, en el cual se adjuntó una plantilla que está titulada “EL SUROESTE FRENTE AL PLAN DE DESARROLLO DEPARTAMENTAL”.

En este espacio se señala que varias organizaciones sociales  e instituciones  municipales participaron del ENCUENTRO SUBREGIONAL DEL SUROESTE DE ANTIOQUIA en el municipio de Jericó en la fecha del 25 de abril de 2015, incluyendo al Cinturón Occidental Ambiental  COA.

Aclaramos que el Cinturón Occidental Ambiental COA  en ningún momento participó de este espacio, posición ratificada por nuestro  Núcleo Base. Sin embargo, consideramos que algunas de estas propuestas, que son resultado este encuentro, van en contravía de nuestros principios de autonomía y  defensa territorial:

LÍNEA ESTRATÉGICA 2. LA NUEVA RURALIDAD, PARA VIVIR MEJOR EN EL CAMPO – COMPONENTE ACCESO A BIENES Y SERVICIOS DE APOYO. Programa 6 – Propuesta cuatro:

Asesorar y apoyar a los municipios dispuestos a vincularse al mercado de la energía para mejorar sus finanzas a partir de la construcción de Pequeñas Centrales Hidráulicas PCH.

LÍNEA ESTRATÉGICA 3. EQUIDAD SOCIAL Y MOVILIDAD. Manejo integral de los residuos sólidos con sostenibilidad ambiental en las zonas urbanas del departamento. PROPUESTA NUEVE:

Asesorar y apoyar el Bioparque Támesis – Valparaíso como un proyecto supramunicipal que resuelve una necesidad de mejoramiento en la calidad de vida de la población y como instrumento de integración territorial para varios municipio.

Queremos señalar que el Cinturón Occidental Ambiental – COA rechaza categóricamente la reproducción del modelo extractivo a escalas municipales que termina cooptando lo “público”, subordinándolo a  lógicas privadas e impositivas como ha sucedido con EPM, quien viene fomentado la expropiación a partir de represas y microcentrales en diferentes lugares del Antioquia, despojando a las comunidades de sus bienes comunes, situación que puede suceder con administraciones locales y regionales del suroeste.

Como proceso constituido en bases indígenas y campesinas, le apostamos a las acciones de formación y participación popular que permitan pensarnos el territorio y construir el proyecto de vida que queremos, con conciencia clara de nuestras raíces culturales.

 El COA tiene como principio la implementación de ejercicios de autodeterminación territorial donde efectivamente existan garantías de participación comunitaria y territorial hacia la construcción de Planes de Vida que representen  alternativas al desarrollo, a partir de  definiciones colectivas y  relacionamientos armónicos con nuestras fuentes de agua, la biodiversidad, las economías indígenas y campesinas, el saber ancestral, la diversificación de la producción, el patrimonio arqueológico, histórico y cultural.

Como hijos de la montaña y el agua, seguiremos luchando por defender y disfrutar las riquezas de este Territorio Sagrado para la Vida.

CINTURÓN OCCIDENTAL AMBIENTAL – COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado Para la Vida

post

Coadyuvancia del COA en la Demanda al Plan Nacional de Desarrollo

Durante el 2015, en coordinación con la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y el Polo Democrático, presentamos la siguiente intervención para la demanda al Plan Nacional de Desarrollo “Todos por un Nuevo País” del actual gobierno del presidente Juan Manuel Santos 2014 – 2018.

Intervención Cinturón Occidental Ambiental COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida

Demanda Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018

De acuerdo a la Ley 1753 de 2015, por medio del cual se expide el Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018 “Todos por un Nuevo País”, consideramos que los artículos 49, 50, 51 y 52, afectan gravemente la autonomía de las entidades territoriales, la participación política y democrática, la diversidad étnica y cultural, y el derecho de las comunidades a participar en las decisiones que las afecte:

El suroeste antioqueño es una subregión montañosa andina conformada por 23 pequeños municipios anclados sobre los 3 pisos térmicos, unos sobre la vertiente oriental del ramal principal de la cordillera occidental en límites con el departamento del Chocó y en un ramal secundario de la misma cordillera, y otros en la vertiente occidental de la cordillera central, conformando así un tramo del cañón del río Cauca, el segundo río más importante de nuestro país. La economía de esta región, a pesar de sus crisis y conflictos por la tenencia de la tierra en manos de terratenientes desde sus inicios, quienes son dueños del mayor porcentaje del territorio, dedicándolo a la ganadería extensiva, cítricos y áreas de recreo principalmente, sigue sustentada por una economía de subsistencia, donde predomina el cultivo del café, que ha posibilitado en algunas épocas de bonanza, mejores niveles de vida, pero también mayor vulnerabilidad.

Hoy en día este territorio de nueve municipios se encuentra habitado por 114.926 personas (Censo DANE 2009), en una superficie de 1.538,42 Km2 (153.842 hectáreas). En el territorio también conviven 5 asentamientos de la etnia embera Chamí, desde mediados del siglo XVI, provenientes del Chocó y Risaralda, en un proceso de constante movilidad, dado en parte por sus características de sobrevivencia (caza y pesca) y por la persistente presión colonizadora que ya desde la época de la colonia tuvieron que enfrentar de manera permanente. Los Resguardos asentados son Miguel Cértiga (Támesis), Bernardino Panchí (Pueblorrico), Marcelino Tascón (Valparaíso), Karmatarua (Jardín) y Hermenegildo Chakiama (Ciudad Bolívar).

El Suroeste de Antioquia, que históricamente ha construido su vocación económica a partir de prácticas agrícolas y pecuarias, sustentado las economías indígenas y campesinas de la región, garantizando ejercicios de autonomía y soberanía alimentaria, está siendo amenazado por una inminente transformación impuesta por proyectos minero-energéticos, quienes se sustentan en las declaratorias de utilidad pública e interés social, lo que generaría alteraciones socio-culturales, pues toda relación con la tierra configura diversas relaciones sociales que son parte fundamental de costumbres e identidades culturales.

Forzar cambios arbitrarios de la vocación económica de un Terrritorio genera múltiples conflictos socio-ambientales, que en vez de unir a las comunidades y centrar sus fuerzas en la construcción de proyectos de vida, se impone, alterando sus propias dinámicas organizativas, pasando por encima de las autonomía de las entidades territoriales, la participación política y democrática, la diversidad étnica y cultural, generando desplazamiento poblacional y desintegración territorial, todo en complicidad con las declaratorias de utilidad pública e interés social.

Frente a esta situación, nos preguntamos ¿Desde dónde se construye el significado de  Utilidad Pública y el Interés Social para los colombianos? ¿Para qué? ¿A quiénes beneficia la Utilidad Pública y el Interés Social? ¿Por qué se realizan esas declaratorias de Utilidad Pública e Interés Social sin consultar a las comunidades?

Nosotros, el Cinturón Occidental Ambiental[1], como articulación de organizaciones del Suroeste de Antioquia, estamos construyendo nuestros propios proyectos de vida ¿Por qué no consideran importantes estas propuestas comunitarias que son prioritarias para nuestra existencia y permanencia en los territorios,  propuestas que fueron construidas a partir de nuestra historia, el territorio y  la tradición? Es allí donde plasmamos nuestras prioridades, pero estas propuestas construidas para una vida digna, son ignoradas, pisoteadas, desterradas y desaparecidas por un gobierno y unas políticas arbitrarias que surgen a partir de decisiones despóticas, no consultadas, y nefastas para nuestros territorios.

De esta manera exigimos que Colombia, como Estado Social de Derecho, como lo establece el preámbulo de la constitución política de Colombia, en el que se señala que EL PUEBLO DE COLOMBIA:

En ejercicio de su poder soberano (…), y con el fin de fortalecer la unidad de la nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y justo (…)

Colombia, como Estado Social de Derecho (…) con Autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto a la dignidad humana (…) y en la prevalencia del interés general (art. 1, CN), consideramos que los artículos 49 de la ley 1753 de 2015, sobre el Sistema Nacional de Proyectos de Interés Nacional y Estratégico, conjuntamente con los artículos 50, 51, 52, 53, atentan  contra la Autonomía de las Entidades Territoriales, la participación ciudadana, la diversidad étnica y cultural y el interés general.

Frente a la Autonomía de las Entidades Territoriales, los Concejos y Alcaldías Municipales, son quienes conocen con más profundidad la necesidades propias del Territorio, bajo esta premisa, son autoridades competentes para definir los usos del suelo de acuerdo a las dinámica culturales y ambientales(arts. 311 y 313 CP), de esta manera municipios como Támesis, Jardín, Jericó, y Pueblorrico han promovido acuerdos municipales para rechazar la imposición de megaproyectos declarados de utilidad pública e interés social.

Con la participación ciudadana, componente fundamental en la concepción del Estado Social de Derecho de Colombia, y que encuentra sus fundamentos en la ley 134 de 1994, sobre los mecanismos de participación ciudadana, es fundamental su aplicación para garantizar el respeto a la dignidad humana, porque desde estos mecanismos de participación y con  autodeterminación comunitaria, construimos nuestros proyectos de vida para que justamente sean reconocidos y respetados por la ley.  En el municipio de Pueblorrico Antioquia, estamos definiendo que la Vida, el Agua y el Territorio son Derechos Sagrados que deben primar ante proyectos de utilidad pública e interés social que violentan la participación comunitaria y promueven el despojo. La construcción de estos proyectos comunitarios, que se alimentan  de la diversidad cultural de nuestra región, comunidades indígenas y campesinas, desde su cosmovisión y relación con el campo, definen sus planes de vida para preservar su entorno y su cultura

Hemos insistidos mediante diferentes mecanismos para la participación ciudadana, promover la defensa de derechos fundamentales y colectivos como la Vida, el Agua y el Territorio, pero han sido rechazados sistemáticamente por las instituciones del Estado, lo cual ha atemorizado a concejos, alcaldías y comunidades las amenazas que ha proferido el Gobierno Nacional y la Procuraduría General, de destituir a dignatarios que promuevan la participación ciudadana sobre estos megaproyectos. Desde el año 2012 se inició todo un proceso de participación ciudadana, generando Cabildos Abiertos y propiciando escenarios de discusión con Concejales y Alcaldías municipales en torno a la construcción de mecanismos para la Defensa del Territorio. En este ejercicio, se promovieron Acuerdos Municipales con el propósito de prohibir y restringir la minería para la protección del Territorio. Támesis con el Acuerdo 08 de 2012 del 31 de agosto de 2012 “por medio del cual se crea la protección especial del Territorio y se prohíben algunas prácticas” y con el Acuerdo del municipio de Jardín, 008 del 23 de Noviembre de 2012 “por el cual se crea la protección del territorio en Jardín y se restringen algunas prácticas”, mecanismos que marcaron una pauta trascendental en la discusión en la opinión Pública, posteriormente Urrao y Caicedo realizaron el mismo ejercicio, acciones jurídicas que la gobernación de Antioquia Demandó y el Tribunal Administrativo de Antioquia tumbó.

El 30 de Noviembre de 2014, mediante Cabildo Abierto en el Municipio de Pueblorrico, se presentó un documento político con los siguientes mandatos populares:

PRIMER MANDATO: Declaramos como actores no gratos en Pueblorrico a Anglo Gold Ashanti, Solvista Gold, I´m Gold, Angel Gold, Anglo American Gold, Sociedad Soratama, Mineros de Colombia S.A, Caramanta Conde Mine, y todas aquellas empresas mineras y aliados que pretenden pasar por encima de la autonomía de este Pueblo que hoy reclama Dignidad!

SEGUNDO MANDATO: Prohibir el uso del Cianuro y el Mercurio en el Municipio de Pueblorrico Antioquia para garantizar nuestros derechos fundamentales y sagrados a la Vida, al Agua y al Territorio.

TERCER MANDATO: Convocar a Consulta Popular por la Vida, el Agua y el Territorio. Que la siguiente pregunta se someta a votación popular:

¿Está de acuerdo, sí o no, que en el municipio de Pueblorrico Antioquia, el Derecho a La Vida, al Agua y al Territorio sean declarados Derechos Sagrados, Supremos, Autónomos y Colectivos que están por encima de cualquier proyecto minero, energético, tratados comerciales e industria extractiva?

Con este ejercicio político que presentamos a Concejo y Alcaldía Municipal, por primera vez en la historia de Antioquia, y Tal vez de Colombia, unos mandatos populares fueron acogidos por Concejo y Alcaldía Municipal:

  1. ACUERDO # 013 de 2014:”Por medio del cual se crea la declaratoria de actores no gratos en Pueblorrico con el objeto de reclamar y garantizar la participación ciudadana para la protección de la vida, el agua y el territorio”.

2. ACUERDO # 014 de 2014: “Por medio del cual se prohíbe el uso del cianuro y el mercurio con el objeto de proteger la vida, el agua y el territorio”

La Convocatoria a Consulta Popular se logró, Mediante la Soliciitud del Alcalde el 28 de febrero, con aceptación del Concejo municipal el 8 de Marzo de 2015. Para la fecha del 20 de Abril,  con la sentencia N° S2 – 32 de 2015, el Tribunal Administrativo de Antioquia declara Inconstitucional nuestra convocatoria a Consulta Popular. Por otro lado, la gobernación demandó los acuerdos municipales anteriores y el Tribunal de Antioquia falló e contra.

De esta manera alertamos sobre las implicaciones que pueden generar los artículos 49, 50, 51, 52, 53 de la ley 1753  de 2015, cuando lo que se ve en Colombia es que realmente los mecanismos de participación ciudadana no están aplicando efectivamente, donde los derechos económicos están prevaleciendo sobre derechos fundamentales y el interés general.

En el Suroeste de Antioquia rechazamos las declaratorias arbitrarias  de utilidad pública e interés social, materializadas en los proyectos mineros, energéticos, agroindustria, afianzándose en Tratados de Libre Comercio, rechazamos estas declaratorias de utilidad pública e interés social  porque desconocen  y violentan  nuestra relación histórica y cultural  con el Territorio, nos amenaza con la destrucción de proyectos de vida que han sido construidos en los Territorios, amenazando  nuestra proyección de construir un Territorio Sagrado para la Vida, entendiendo el Territorio como:

Un espacio de construcción colectiva, sagrado para la vida, en el cual se tejen relaciones sociales, culturales, políticas, económicas y ambientales, dando origen a identidades compartidas, constituyendo nuestro patrimonio ambiental, social y cultural en el suroeste antioqueño mediante estrategias de acción regional. El amor a nuestras culturas, a nuestras aguas, a nuestros paisajes, alimentos y formas de vida nos ayudarán a crear conciencia de lo que somos, fortaleciendo potencialidades y alertando de las amenazas que sobre nosotros recaen (COA, 2012).

Alertamos sobre esta gran amenaza, y que se tenga en cuenta la sentencia C 123  en el entendido de que en desarrollo del proceso por medio del cual se autorice la realización de actividades de exploración y explotación minera, las autoridades competentes del nivel nacional deberán acordar con las autoridades territoriales concernidas, las medidas necesarias para la protección del ambiente sano, y en especial, de sus cuencas hídricas, el desarrollo económico, social, cultural de sus comunidades y la salubridad de la población, mediante la aplicación de los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad previstos en el artículo 288 de la Constitución política”.

Como aún no se han dado las condiciones de acordar en cumplimiento de la Autonomía de las Entidades Territoriales y los principios de Coordinación, Concurrencia y Subsidiariedad, deberían suspender las declaratorias de Utilidad Pública e Interés Social y frenar las actividades actuales que se amparan de esa concepción, hasta que se tenga claridad sobre esos acuerdos entre autoridades centrales y territoriales y la participación comunitaria en la toma de decisiones.

Tanto la anterior sentencia, como los demás proyectos declarados de utilidad pública e interés social en Colombia, serán una farsa si no son construidos con la participación ciudadana, y en el ejercicio de autonomías y participación, los proyectos de  vida comunitario deben ser prioridad fundamental de las comunidades en el principio constitucional de Dignidad Humana como lo señala la corte en su sentencia T 881/02,

 i) Dignidad Humana entendida como autonomía o como posibilidad de diseñar un plan vital y de determinarse según sus características (vivir como quiera) (ii) La dignidad humana entendida como ciertas condiciones materiales concretas de existencia (vivir bien). (iii) la dignidad humana entendida como intangibilidad de los bienes no patrimoniales, integridad física e integridad moral (vivir sin humillaciones).

[1] COA Proceso de Articulación y Coordinación de Organizaciones del Suroeste de Antioquia para la Defensa del Territorio y el Derecho Territorial. Lo componen: Caramanta: Asociación Agropecuaria de Caramanta (ASAP), Trapiche Comunitario Asprosabanal, Trapiche Comuntario las Delicias, Defensores de la Madre Tierra, Asociación de Mujeres, Comité Zonal del corregimiento de Alegrías, Asamblea Municipal Constituyente y Consejo Ciudadano; Támesis: Jóvenes por la Defensa del Territorio (JÓDETE); Comité por la Defensa Ambiental del Territorio  (CODEATE), Comité por la Defensa ambiental de Palermo, Comité por la Defensa Ambiental de San Pablo, Asociación Biabuma, Agrupación de Caminantes (ACATA), Circuito Económico y Solidario de Támesis (Cesta), Asocomunal, Trapiche Comunitario La Mirla y Asociación de Familias Campesinas por un Campo Mejor; Jericó: Veeduría Ciudadana, Acuebuga y Comité por el Futuro de Jericó; Valparaíso: Corporación Valles del Paraíso; Resguardos Indígenas: Marcelino Tascón (Valparaíso), Karmata Rua (Jardín), Bernandino Panchí (Pueblorrico), Miguel Cértiga (Támesis) y Hermenegildo Chakiama (Ciudad Bolívar); Pueblorrico: Comité de Concertación Social: Pueblorrico por la Defensa del Territorio (Asocomunal, Asociación Campesina Comunidad en Acción ACCA, Escuela Campesinas, Cabildo del Adulto Mayor, Grupo Caminantes Huellas, Asociación de Mujeres, Consejo de Cultura, Mesa Ambiental, Telepueblorrico, Periódico La Calle 30, Mesa Ambiental); Ciudad Bolívar: Corregimiento de Farallones; Jardín: Mesa Ambiental.

post

Aniversario Mandatos Populares Pueblorrico

Pueblorrico, 30 de Noviembre de 2015

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

ANIVERSARIO MANDATOS POPULARES POR LA VIDA, EL AGUA Y EL TERRITORIO

El Comité de Concertación Social: Pueblorrico por la Defensa del Territorio, proceso de articulación municipal de los grupos organizados que promovemos la defensa de la Vida, el Agua y el Territorio, celebramos el aniversario de los Mandatos Populares por la Vida, el Agua y el Territorio que presentamos el 30 de Noviembre de 2014, acompañados de una gran movilización y un cabildo abierto.

Los mandatos populares son concebidos como ejercicios políticos comunitarios que plantean una exigencia de cumplimiento, tanto para las organizaciones del Comité de Concertación Social como para el Concejo y Alcaldía Municipal.

Por primera vez en la historia del Suroeste somos las comunidades que, mediante este ejercicio de participación popular directa, hemos logrado construir rutas políticas que han sido acogidas por las instituciones municipales.

Fueron tres los Mandatos Populares:

  1. Declaramos como actores no gratos en Pueblorrico a Anglo Gold Ashanti, Solvista Gold, I´m Gold, Angel Gold, Anglo American Gold, Sociedad Soratama, Mineros de Colombia S.A, Caramanta Conde Mine, Cablemas Pueblorrico Televisión, Hernando Calle Arango y todas aquellas empresas mineras y aliados que pretenden pasar por encima de la autonomía de este Pueblo que hoy reclama Dignidad!
  1. Prohibir el uso del Cianuro y el Mercurio en el Municipio de Pueblorrico Antioquia para garantizar nuestros derechos fundamentales y sagrados a la Vida, al Agua y al Territorio.
  1. Convocar a Consulta Popular por la Vida, el Agua y el Territorio

Que la siguiente pregunta se someta a votación popular:

¿Está de acuerdo, sí o no, que en el municipio de Pueblorrico Antioquia, el Derecho a La Vida, al Agua y al Territorio sean declarados Derechos Sagrados, Supremos, Autónomos y Colectivos que están por encima de cualquier proyecto minero, energético, tratados comerciales e industria extractiva?

De estos mandatos surgieron dos Acuerdos Municipales que el Concejo acogió, además se tramitó el proceso para la Consulta Popular por parte de la Alcaldía Municipal.

Estas propuestas fueron declaradas inconstitucionales por el Tribunal Administrativo de Antioquia y se generaron mecanismos de presión desde el Estado para bloquear estas iniciativas, sin embargo, los Mandatos Populares plantean que, así la institucionalidad los rechazará, para el Comité de Concertación Social seguirán vigentes y los defenderemos con nuestra propia vida.

Los grupos organizados de Pueblorrico estamos construyendo una Consulta Autónoma, lo que implica que nuestros ejercicios de defensa del Territorio continúan con mayor fuerza, estamos planteando cuáles son los verdaderos ejercicios de participación comunitaria para definir prioridades y decidir en el territorio.

Hemos construido el Plan de Vida Comunitario como resultado de la Consulta Autónoma, este ejercicio recoge las propuestas de las organizaciones de Pueblorrico para seguir reivindicando y resignificando nuestra lucha por procesos educativos autónomos, Arte y Comunicación, Economías Campesinas propias, Cultura-Interculturalidad–Identidad, Participación y Democracia, Acciones jurídicas para la defensa de la Vida, el Agua y el Territorio como proyecto de Vida y Dignidad.

El Plan de Vida Comunitario fue sometido a dos debates con los Candidatos a la Alcaldía, se firmó un Pacto por el Plan de Vida Comunitario, debemos defenderlo con nuestro corazón y todas nuestras fuerzas. Invitamos a toda la comunidad de Pueblorrico a acompañar al Comité de Concertación Social en su lucha permanente por la Vida, el Agua y el Territorio. Nuestra fuerza se mantiene viva.

VIDA, AGUA Y TERRITORIO DERECHOS SAGRADOS 

PUEBLORRICO: TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA    

 COMITÉ DE CONCERTACIÓN SOCIAL: PUEBLORRICO POR LA DEFENSA DEL TERRITORIO

Read more at http://lacalle30.blogspot.com/2015/11/aniversario-mandatos-populares.html#QYvMq8DyGv5mZX4q.99

post

Declaración II Encuentro Regional de Economías Indígenas y Campesinas

El II Encuentro Regional de Economías Indígenas y Campesinas por el Territorio, la Resistencia y la Vida pretende definir acciones específicas para articularlas en torno a la defensa del Territorio a partir del fortalecimiento de las economías campesinas, indígenas y populares. En este bello encuentro nos acompañamos campesin@s, indígenas, afrodescendientes y diferentes expresiones organizativas sociales y populares, tales como la Mesa Ambiental de Jericó, el Comité de Concertación de Pueblorrico, el Movimiento Ríos Vivos, el Movimiento Agrodescendientes, el Congreso de los Pueblos, la Corporación la Ceiba, la Corporación Cier, la Corporación Coredi,  Jóvenes por la Defensa del Territorio Jódete, la Escuela de Comunicación Ciudad Comuna de Medellín, Confiar Cooperativa Financiera y su Fundación Confiar, la Corporación Mundo Eco de Andes, la Corporación Hamm, la Corporación Valle del Paraíso de Valparaíso, la Mesa Interbarrial de Desconectados de Medellín, la Mesa Ambiental de Farallones de Ciudad Bolívar, el Proyecto Manada Libre, el Comité por la Defensa Ambiental del Territorio Codeate de Támesis, Agrosolidaria, el Colectivo de Trabajo Pachakuti, la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra – Red Agroecológica Nacional ACVC-RAN, la Revista Kabái de la Universidad Nacional sede Medellín, el Resguardo Indígena Bernandino Panchí de Támesis, la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño Cahucopana, el Resguardo Indígena Karmata Rua de Cristianía, la Corporación Centro Taller Recreo, la Alianza de Medios Alternativos Ama, el Movimiento Social y Político Marcha Patriótica, la Red de Acción Frente al Extractivismo Rafe, Censat Agua Viva, la Asociación Agropecuaria de Productores Asap Caramanta, las Escuelas Campesinas Agroecológicas del Valle y Risaralda, el Circuito Económico Solidario de Támesis Cesta y el Cinturón Occidental Ambiental COA

Con tod@s ell@s realizamos un ejercicio de reconocimiento de los Circuitos de Economía Solidaria en las zonas rurales con el propósito de promover la agroecología, construir mercados regionales en resistencia económica, consolidar la organización para el mercado alternativo y el consumo responsable, la incidencia política, la movilización y la defensa de las semillas y la biodiversidad; en resumen para fortalecer los distintos procesos organizativos de resistencia del campesinado y permanencia en el territorio colombiano y principalmente en el Suroeste de Antioquia.

Estuvimos cuatro días del 13 al 16 de Noviembre aprendiendo del hermoso ejercicio de resistencia económica que esta realizando El Circuito Económico Solidario de Támesis Cesta, Compartiendo la palabra, el saber, el hacer, la experiencia y el ejemplo de dignidad, de persistencia y de construcción colectiva. Junto con Cesta tuvimos también otros ejemplos de Lucha y Resistencia del Suroeste y de distintas zonas del País.

Aprendimos y nos enriquecimos desde la práctica y el hacer con los convites, columna vertebral del proceso que lleva Cesta, en la cual se vive la integración y la relación con los demás, siendo fundamental para avanzar en las transformaciones que el campesinado y el Pueblo Colombiano requiere, siendo además que el trabajo mancomunado, nos ayuda a aprender lo valioso del que hacer de cada campesino o unidad productiva familiar y de la importancia vital que tiene este sector en la economía del país.

En esta lógica del circuito de economía solidaria el proceso se organiza de forma que la autonomía es eje fundamental para el ejercicio de economías propias y en resistencia. En ese sentido, para depender sólo de las ganas y la voluntad para trabajar en equipo, para sacar de la lista de presupuesto los insumo químicos contaminantes, los intermediarios en el ciclo económico, y algunos paquetes tecnológicos que ofrece el mercado; planteamos un circuito compuesto por todos lo eslabones de un ciclo económico, producción, transformación, comercialización y consumo. Pero no es un sistema convencional basado en la individualidad y el egoísmo, por el contrario, se fundamenta en principios de solidaridad y reciprocidad que además de fortalecer la economía local, insista en la permanencia en el campo y vele por la conservación de la cultura campesina, se configura también como propuesta organizativa de resistencia al modelo neoliberal-extractivo que amenaza la paz en nuestros territorios y que nos obliga a ser parte en la disputa por los bienes naturales.

El circuito se fundamenta en principios de agroecología, siendo consecuentes con las iniciativas de protección y defensa de la naturaleza. Por eso cada unidad productiva asume el reto y el compromiso de respetar las dinámicas naturales y aprovechar los servicios ambientales que ésta brinda para dejar de depender de las ofertas tradicionales del agro en Colombia que cada vez más vemos, son orientadas a la producción y acumulación de capital que significa la reducción de la producción y soberanía alimentaria del Pueblo Colombiano.

Ya que conocemos cuales son las formas con las que el Estado quiere someter a las comunidades rurales, volviéndonos dependientes de economías foráneas vía tratados de libre comercio, se hace un llamado a los campesinos, indígenas, afrodescendientes y sectores populares para que los productos generados por el común, sean consumidos por el común. La apuesta es por un consumo responsable y consciente ya que, si bien la organización de las unidades productivas con sus saberes y acciones puestas al servicio del Pueblo, por él y para él, son una expresión de la resistencia contra los monopolios, es necesario que seamos nosotros mismos quienes las apoyemos desde abajo.

El llamado a la unidad, es también un llamado al acompañamiento reivindicativo del consumo de lo propio, pues este apoyo es el apoyo a familias y compañer@s en lucha y organización.

Los procesos de circuito económico solidario, nos permitieron evidenciar que la calidad de los productos, la confianza del comprador y los lazos entre productores no requieren una certificación corporativizada y/o avalada por parte de organismos de Estado y gobierno, ni la figura institucional de personería jurídica que no son más que aparatos de control y persecución a los Pueblos que con esfuerzo han cultivado y transformado sus productos. Así pues, el mayor reconocimiento y la forma de legitimar lo nuestro será recibir y apoyar las buenas acciones del Pueblo para la unidad de nuestra resistencia económica y solidaria en contra de un mercado rapaz, saqueador, extractivista, contaminante y neoliberal.

La articulación y la construcción de un mercado regional propio, Indígena, campesino y popular es un reto con los obstáculos, trampas y leyes que impone el Estado y las multinacionales, por eso hemos realizado una discusión amplia y profunda sobre los mecanismo de despojo del modelo neoliberal que nos quieren imponer, al igual que sobre nuestro papel como sociedad civil organizada en los diálogos de paz y su incidencia en el campesinado y las zonas rurales del país.

Se ha puesto en cuestión el hecho de que la firma de acuerdos entre gobierno e insurgencia sea el cese de la conflictividad social. La paz debe involucrar muchos otros componentes como: el respeto integral de los derechos humanos, las garantías de no repetición hacia las víctimas, un cambio del modelo económico neoliberal y en estructuras sociales tan importantes como el modelo educativo que no corresponde a las realidades de las comunidades tanto urbanas como rurales. Además los grandes medios de comunicación manipulan y maquillan los acontecimientos y naturalizan la injusticia social despojándonos de herramientas críticas de reflexión.

Por tanto, nos preguntamos si en una situación de pos-acuerdos la arremetida neoliberal se hará mas intensa en pos del modelo extractivista que amenaza los territorios y con ello las posibilidades de vida digna de campesinos indígenas afro descendientes y comunidades populares urbanas. Por ello se hace necesaria una articulación mas intensiva de las organizaciones sociales y especialmente populares que permitan articularnos en la generación de autonomía tanto económica como política y la organización social en defensa de los territorios.

Una vez más, en las calles Támesis desarrollamos nuestra alegre movilización con tod@s aquell@s que nos oponemos de manera activa al despojo planteado por el Estado y las transnacionales mineras. Allí marchamos, brincamos, gritamos y cantamos por el agua, la tierra y el aire en contra del capitalismo y su lógica extractivista basada en la miseria de nuestros territorios. Con nuestras apuestas de comercialización popular en toldos y carpas dimos nuestro mensajes y nuestras razones; intercambiamos y vendimos los frutos del trabajo de las organizaciones, semillas e ideas, demostrando como trascender de discursos abstractos de unidad y lucha a través de practicas que conectan lo que decimos con lo que hacemos. Confirmamos una vez más nuestro potencial movilizador y los niveles de impacto que nuestra lucha ha venido surtiendo, por la validez y suficiencia de las razones que nos acuden cuando decimos NO al modelo actual de “desarrollo” que en nada tiene que ver con los intereses del Pueblo.

Por todo esto, como resultado de la construcción colectiva planteamos las siguientes propuestas:

1. Requerimos una educación en relación con las problemáticas y propuestas sociales, por ello se propone crear escuelas regionales de formación agroecológica que posibilite el hacer intercambios de saberes y conservación de nuestras culturas. Se propone una universidad popular que dé respuesta a las necesidades planteadas en el encuentro y además de ello se plantea que es necesario que se integren a los niños en las propuestas de formación.

2. Medios alternativos de comunicación: fortalecimiento de la Cumbre Agraria Antioquia a través de un comité de comunicaciones que se desdoble en las diferentes subregiones del departamento, con formación en telecomunicaciones y redes que permitan hacer seguimiento a los pactos acordados entre las organizaciones y apropiación de los medios alternativos que existen.

3. Organización y participación política: Acoger el componente de participación política juvenil e infantil. Se plantearon propuestas a través de cine-foros, poesías y demás expresiones artísticas como apuesta cultural. La creación de grupos juveniles regionales para incidir en el territorio.

4. Fortalecimiento de estrategias organizativas: Fortalecer el nivel organizativo, articular las diferentes formas de resistencia campesina, indígena y urbana popular. Visibilizar a la opinión pública los graves problemas de los territorios. Involucrarse en audiencias públicas y otros mecanismos jurídicos para la lucha organizativa y sus posibilidades de incidencia en los planes de desarrollo.

5. Hacer diagnósticos locales y veredales para la planeación de siembras y procesos productivos y a partir de esto, hacer un catálogo para facilitar la comercialización y fortalecer estrategias de comercialización autogestionada y popular.

6. Aprovechar los procesos de huertas urbanos para desde allí ampliar la interacción campo-ciudad.

7. Continuar la articulación a las plataformas nacionales en pro de la defensa del territorio.

Agradecemos a todos y todas por su participación en el II Encuentro Regional de Economía Indígenas y Campesinas y continuamos en nuestra convicción de que sólo desde la organización, la movilización y la lucha podremos construir el acuerdo necesario para la transformación social deseada.

SOMOS TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA, QUE QUIERE AGUA TIERRA Y AUTONOMÍA POR ESO DECIMOS NO A LA MINERIA.

SI SI SI VAMOS A MARCHAR A DEFENDER EL AGUA, LA TIERRA Y LA HERMANDAD.

AGUA SI ORO NO

LAS SEMILLAS SON LA VIDA LAS PATENTES SON LA MUERTE.

16 de noviembre de 2015

Támesis, Antioquia

post

Encuentro Nacional del Agua. Comunicado Público

grafica alusiva a Encuentro Nacional del Agua. Comunicado Público

Fotos del AguaNte

Aguas para la vida. Guadalajara de Buga. Del 25 al 27 de noviembre del 2015, organizaciones, comunidades y procesos hermanados por la defensa del agua y de la vida, nos dimos cita en el departamento del Valle del Cauca para avanzar en la reflexión, análisis y construcción de propuestas para enfrentar las amenazas del extractivismo y los procesos de concentración, acaparamiento, despojo y privatización de las aguas de nuestros pueblos.

Durante tres días las diversas organizaciones de los departamentos del Putumayo, Caquetá, Cauca, Nariño, Tolima, Cundinamarca, Meta, Boyacá, Santander, Antioquia, Risaralda, y Valle del Cauca, compartimos experiencias de resistencia frente al modelo extractivo en Colombia y la construcción de defensas del agua fundamentadas en la gestión comunitaria, agroecología, mecanismos de participación ciudadana y en la articulación regional y nacional.

Hemos analizado el contexto latinoamericano como condición necesaria para la comprensión de las dinámicas geopolíticas y las relaciones de poder que han conllevado la injusticia hídrica en Colombia. Construimos una comprensión conjunta de las amenazas que se despliegan como resultado de las estrategias del neoliberalismo y el corporativismo, y ante esto nos reafirmamos en los principios que permiten el acercamiento solidario para continuar la lucha por la dignificación de la vida a través del cuidado y defensa de las aguas. Hemos advertido un recrudecimiento en las formas de criminalización y silenciamiento de nuestras luchas, y seguimos recordando las enseñanzas para nuestra vida cotidiana de los compañeros y compañeras que han dado su vida por el ambiente y el agua.

Los principios que reafirmamos hacen eco de procesos históricos en los que nos reconocemos y de los que hicimos parte activa. El agua es un bien común y nunca una mercancía, su cuidado y protección es la defensa de la vida misma en todas sus manifestaciones y nuestros esfuerzos colectivos se orientan a construcción de alternativas frente a las formas de privatización y mercantilización, juntando nuestra creatividad, nuestras alegría y nuestros sueños para materializar estos postulados en la cotidianidad de nuestras vidas y en nuestros territorios.

Enfrentar las amenazas y las agresiones que el modelo de desarrollo colombiano desde el extractivismo cierne sobre las aguas, implica una forma novedosa de articularnos, construyendo una coordinación nacional que contribuya a la actualización del estado del arte de las amenazas y las luchas por las aguas, y que principalmente permita la generación de un sujeto colectivo y popular en defensa de las aguas que lleve la voz, el sentir y las reivindicaciones de nuestros pueblos a los escenarios democráticos de construcción de país como la Cumbre Nacional Agraria, Campesina Étnica y Popular y la Mesa Social para la Paz.

Nuestro objetivo central y en el que hoy ponemos nuestros esfuerzos se orienta a la materialización del derecho fundamental al agua, desde el control territorial popular, cimentando legislación socio-ambiental y aportando a la construcción de las soberanías y la autodeterminación comunitaria. También observamos que en la actual coyuntura de los municipios y departamentos es importante incidir en el ordenamiento territorial de nuestras regiones, siendo la solidaridad entre nuestros procesos lo que constituye la base de la articulación y orienta el camino para alcanzar nuestros objetivos.

Invitamos a otras organizaciones, procesos e individuos a seguir encontrándonos en la construcción de esta propuesta para la defensa de la vida en todas sus manifestaciones. Somos conscientes de tener una responsabilidad histórica por la defensa de los territorios, cuya estrategia se materializa en asumir al agua como un eje articulador de las luchas. Y hacemos un llamado de seguir construyendo un sujeto colectivo y popular del agua que enarbole las banderas de la justicia social y ambiental del país.

Reivindicamos nuestro quehacer bajo las cualidades del agua, es decir enmarcado en la transparencia, claridad y movilidad de las aguas para la vida. La construcción de paz, que da un paso fundamental hoy en Colombia desde la posibilidad del fin del conflicto armado entre las insurgencias y el Estado colombiano, debe incluir la concepción de lo ambiental. Reconocemos que sin agua no hay paz. Consideramos que la defensa de los territorios del agua, que permiten aguas con calidad, cantidad y continuidad suficientes para la vida en general, es una condición necesaria para la construcción de la paz con justicia social y ambiental en Colombia.

Fotografía del AguaNte

http://censat.org/es/noticias/encuentro-nacional-del-agua-comunicado-publico

post

COMUNICADO Y DENUNCIA ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA

 Criminalización y agresión contra líderes que promueven la defensa del territorio en Jericó y el Suroeste de Antioquia

Suroeste, 10 de Diciembre de 2014

El Cinturón Occidental Ambiental  COA, proceso de articulación y coordinación regional para la defensa del Territorio en el Suroeste de Antioquia, denuncia con gran preocupación, ante la opinión pública, las agresiones a las que ha sido sometido el señor José Fernando Jaramillo, miembro de la mesa ambiental del municipio de Jericó.

El domingo 7 de diciembre, a las 10 de la noche, un conductor del vehículo oficial al servicio del señor Alcalde de Jericó, conocido como “Serpa”, en estado de embriaguez, intentó ingresar a su vivienda amenazando con asesinarlo y rompió parte de la puerta, los vecinos intervinieron. Al día siguiente, el 8 de diciembre, se da una nueva agresión a la media noche, donde dos jóvenes, uno Daniel, hijo del señor “Serpa” y otro amigo suyo, destruyeron parte de la puerta de su vivienda, intentando golpearlo. Por fortuna, estas acciones violentas no generaron una tragedia mayor.

También queremos denunciar al Alcalde de Jericó, a David Alonso Toro, porque días antes de estas agresiones, con palabras irresponsables, acusó a Fernando Jaramillo de hacer “inteligencia en el municipio de Jericó” y de que es una persona que “anda uniformada, esa camisa blanca pertenece a una organización, y no sabemos a cuál pertenece” [1].

De esta manera consideramos que el señor David Alonso Toro, alcalde municipal de Jericó, ha estigmatizado a defensores de derechos humanos y derechos territoriales, poniendo en riesgo la vida e integridad, no sólo de Fernando Jaramillo, sino de todos los campesinos e indígenas que hemos emprendido la lucha por una vida digna en el Suroeste de Antioquia.

Responsabilizamos al señor David Alonso Toro de cualquier agresión que afecte a nuestros defensores de derechos humanos y del derecho territorial en el Suroeste de Antioquia, porque con sus palabras irresponsables, sus funcionarios e hijos de esos funcionarios, hoy amenazan nuestra vida e integridad.

Convocamos a todo el Suroeste de Antioquia, que defendemos con dignidad este Territorio Sagrado para la Vida, que centremos nuestra atención en Jericó y seamos los garantes de que no se vuelva a cometer acciones irresponsables como la del señor David Alonso Toro

José Fernando Jaramillo ha participado en procesos locales para la defensa del Territorio, promoviendo acciones con la mesa ambiental y el Comité Futuro por Jericó, acompañando acciones regionales con el Cinturón Occidental Ambiental –COA-, mostrando un gran compromiso en apoyar las condiciones de vida digna que hoy exige el campesinado del Suroeste.

Expresamos nuestro mayor apoyo.

La Vida de nuestros compañeros también depende de nosotros. Y la vamos a defender

Cinturón Occidental Ambiental- COA 

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida

 

[1] Escuchar Audio en el siguiente Link: https://soundcloud.com/despiertajerico/alcalde-de-jerico-antioquia-david-toro?utm_source=soundcloud&utm_campaign=share&utm_medium=facebook