post

Carta Abierta a Universidades Públicas, Estudiantes y Profesores

 Territorio COA, 28 de Agosto de 2017

El Cinturón Occidental Ambiental COA, como proceso de articulación y coordinación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales, de mujeres, hombres y jóvenes del Suroeste de Antioquia, emitimos Carta Abierta a Universidades Públicas, Estudiantes y Profesores para invitarlos a  reflexionar sobre su papel en la construcción de lo público, en el pensamiento crítico, en los procesos de democratización del país, en el reconocimiento y defensa del patrimonio común.

Han sido varios los momentos en que la alianza entre la empresa Anglo Gold Ashanti y universidades públicas, como la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Medellín, vienen incidiendo  en la agudización de los conflictos socioambientales del Suroeste de Antioquia mediante una fuerte estigmatización al movimiento social y nos han definido como agentes externos a nuestros territorios,  al señalar que interferimos, manipulamos y desinformamos al pueblo Jericoano y a otros municipios del Suroeste de Antioquia donde tienen alianzas directas para la promoción de la dictadura minera en el país.

Sorprende y genera gran preocupación este tipo de señalamientos de una empresa ¡extranjera!, al igual que algunos funcionarios y estudiantes de la Facultad de Minas de la Unal de Medellín, quienes continúan desconociendo nuestra territorialidad, al estigmatizarnos y declararnos extraños y ajenos al Territorio que históricamente hemos habitado, Nos preocupa el papel que vienen desarrollando algunas Universidades Públicas, estudiantes y profesores en la agudización de estos conflictos.

Aún no entendemos por qué una Universidad Pública está al servicio de intereses corporativos y privados que imponen proyectos mineros y consolidan la dictadura extractiva en el país, desconociendo tan claramente nuestros sentidos de lugar y proyectos de vida, interfiriendo en la construcción de nuestros planes de vida y en los ejercicios reales de autonomía y democratización territorial.

Si bien la configuración del Suroeste de Antioquia, como muchas otras regiones del país, cuenta con una división política y administrativa en la que quedan definidas entidades territoriales que gozan de autonomías particulares en su jurisdicción, es importante clarificar que la historias que han configurado el territorio y algunas prácticas económicas, políticas y culturales, nos lleva a plantear que más allá de esta división, nosotros como habitantes históricos,  hemos tenidos muchas décadas de relacionamiento con estas tierras y ríos, hemos construido territorialidades que unifican nuestros proyectos de vida, reconociendo las diferencias culturales y geográficas como elementos articuladores en la construcción de Territorios Sagrados para la Vida en las montañas del Cinturón Occidental Ambiental.

Como hijos e hijas de estas sagradas montañas, nuestro ejercicio de movilización y articulación social se construye a partir de pensamientos y prácticas compartidas entre organizaciones diversas, con historias, presentes y futuros comunes donde reconocemos a la Naturaleza como nuestra Madre Tierra.

Nuestra construcción política y cultural no concibe la fragmentación del territorio, las conflictividades socioambientales que emerge en cualquier lugar del Suroeste de Antioquia y el País, se constituye en una preocupación regional y nacional, pues los ciclos del agua, las montañas, la biodiversidad, la cultura indígena y campesina, el patrimonio arqueológico, histórico, cultural y ambiental, como Patrimonio Común, hace parte de todo un ecosistema que nos integra con la naturaleza.

Desde hace algunos años hemos estado construyendo procesos de participación y autonomía territorial como la travesías por el suroeste, vigilias, encuentros regionales de participación, de jóvenes, de mujeres, de economías indígenas y campesinas, mercados campesinos, procesos agroecológicos, circuitos económicos y solidarios, cabildos abiertos, foros, consejo de concejales, movilizaciones, CinErrantes, mandatos populares, acuerdos municipales, consultas autónomas y planes de vida comunitarios.

Estos ejercicios de participación social y autodeterminación territorial son los que definen al Suroeste de Antioquia como un Territorio Sagrado para la Vida, aportando proceso de democratización real y directa, construidos por experiencias históricas y  actuales que nos pensamos el presente y futuro de nuestras vidas, para transmitirlas a la generaciones futuras bajo una concepción de vida armónica y protectora de la Madre Tierra, en el que emerge el principio de la sustentabilidad.

Desde nuestra propia experiencia, lo público lo construimos con la gente y para la gente, desde la pluralidad cultural, los sentidos del territorio, sus historias y horizontes de futuro en que se defina y prioricen proyectos de vida comunitarios. Para nosotros es público el reconocimiento de que la Vida, el Agua y el Territorio son Derechos Sagrados.

Debe alimentar lo “público” la construcción de procesos reales y efectivos de democratización en los territorios para que la gente defina y defienda sus propios ejercicios de participación social y autonomía.

Desde esta perspectiva, al hablar de “Universidad Pública”, es importante retomar la reflexión de ¿qué es una Universidad, dónde aplica y para qué sirve? ¿cómo se construye y define lo público?

De esta manera ¿cuál es el papel de la “Universidad Pública” en los procesos de democratización real y efectiva que aporte al país la construcción de paz y no, por el contrario,  la perpetuación de conflictos socioambientales?

Nuestros ríos, montañas, animales, plantas, tradición campesina, cultura indígena, nuestra participación y autonomía, no son exclusivos del suroeste de Antioquia, son un Patrimonio Universal Sagrado para la Vida. Todos y todas estamos obligados a construirlo y defenderlo.

 

Cinturón Occidental Ambiental COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida!

post

6 Años de Resistencia COA

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

6 AÑOS DE RESISTENCIAS SAGRADAS PARA LA VIDA

 

Territorio COA, Julio 23 de 2017

El Cinturón Occidental Ambiental COA, como proceso de articulación y coordinación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales, ambientales, de mujeres, hombres y jóvenes que construimos Territorios Sagrados para la Vida en las majestuosas montañas del suroeste de Antioquia, celebramos 6 años de resistencias y luchas por el buen vivir, la justicia socioambiental y la paz territorial.

Un 23 de julio del año 2011 unimos nuestros corazones para iniciar la construcción de una articulación de procesos, sentidos, sueños y acciones que han afianzado el reconocimiento, la valoración, apropiación y transformación de nuestros Territorios, su historia, su presente y futuro.

Con el espíritu de las montañas, ríos, semillas, animales, con la fuerza campesina e indígena, hemos definido principios de autonomía territorial en el que continuamos construyendo nuevos horizontes, guiados por el corazón de la Madre Tierra.

6 años son un momento emblemático para nuestros pueblos, es la continuidad de luchas sociales históricas que nos motivan a resistir y a construir con dignidad y persistencia nuestros propios proyectos de vida.

Con los pies sobre la tierra ratificamos nuestros mandatos por la defensa de la Vida, el Agua y el Territorio contra toda manifestación colonialista, capitalista y patriarcalista, expresada en proyectos mineros, energéticos, agroindustriales, entre otros, que perpetúan violencias históricas que afectan nuestros cuerpos y formas de vida, cooptando, capturando y destruyendo a la Madre Tierra.

La movilización social, la educación popular ambiental, las economías campesinas, la cultura Emberá, la participación social, los planes de vida comunitarios, las consultas autónomas, el patrimonio ambiental, la justicia socioambiental y la Paz Territorial, seguirán siendo nuestro horizonte político en la construcción de articulación y autonomías.

De esta manera continuamos abrazando la montaña, alimentándonos de ella, de su pureza, de la que emerge nuestro poder popular  para seguir construyendo Territorios Sagrados para la Vida

 

CINTURÓN OCCIDENTAL AMBIENTAL COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida!

post

Encuentro de Mujeres Cuerpos y Territorios Sagrados Para la vida

Del 14 al 16 de julio se llevará a cabo en Pueblorrico el encuentro de mujeres: cuerpos y territorios sagrados para la vida, convocado por la articulación COA (Cinturón Occidental Ambiental), Asubmus (Asociación de Mujeres del Suroeste) y la corporación Vamos Mujer.

Será una confluencia de mujeres indígenas, campesinas, urbanas, jóvenes, adultas que pretende generar un espacio de encuentro y construcción colectiva, que permita conocer-nos y reconocer-nos desde nuestras múltiples identidades, roles y actuaciones como sujetos colectivos, políticos y económicos.

El encuentro propiciará espacios de diálogo y reflexión entre mujeres y hombres en torno a la construcción de un Suroeste de Antioquia sagrado para la vida y con equidad de género, y será una oportunidad para reivindicar y resignificar el papel de las mujeres en la defensa del territorio.

Se llevarán a cabo acciones públicas y de movilización que pretenden sumar pasos y voces por un suroeste con equidad de género, libre de violencias hacia las mujeres, con derecho a la autonomía y la vida digna, sagrado para la vida.

IMG-20170706-WA0005

 

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA SOBRE LOS ACUERDOS MUNICIPALES

Comunicado a la Opinión Pública

 Acuerdos Municipales en el Suroeste de Antioquia

Territorio COA, Junio del 2017

El Cinturón Occidental Ambiental – COA como proceso de articulación y coordinación de organizaciones sociales, ambientales, indígenas, campesinas, de jóvenes, mujeres y hombres que construimos Territorios sagrado para la Vida en las montañas del Suroeste de Antioquia, saluda y celebra con alegría los recientes acuerdos municipales de Támesis y Jericó, aprobados el 28 de mayo y 7 de junio de 2017 respectivamente, para prohibir la minería metálica en cada uno de estos municipios. El COA reconoce que esta coyuntura obedece a un proceso histórico de organización y reflexión comunitaria frente al actual modelo de desarrollo que amenaza constantemente la vida, el agua y el territorio.

ACUERDO JERICÓ

En relación a estos acontecimientos manifestamos:

  1. El COA celebra el respaldo que los concejos municipales dieron a la voluntad popular, al aprobar los acuerdos municipales. Sin duda, la defensa y construcción de un territorio sagrado para la vida es un esfuerzo de muchos sectores, que confluyen en sentires diversos y acciones conjuntas para que sea la voz y voluntad de las comunidades la que permita garantizar la vida misma y no los intereses corporativos que atestan de beneficios económicos a un porcentaje muy limitado de la población a costa de un futuro incierto para las poblaciones locales. Los Acuerdos Municipales no representan el inicio ni la culminación de un proceso, expresan el rechazo generalizado al modelo extractivo y un horizonte común compartido para construir condiciones de vida digna y de buen vivir en el territorio COA, donde el agua y la vida estén en el centro. Para ello es necesario garantizar la participación, la autonomía, la construcción de planes de vida comunitarios que le den voz a campesinos, indígenas, hombres, mujeres y jóvenes del territorio.
  2. La amenaza del extractivismo, hace más de una década, dio lugar a la creación de un movimiento ambientalista que ha potenciado diversos procesos pedagógicos, de movilización social y que hoy ya están dando sus frutos: Escuelas de la sustentabilidad, foros abiertos, movilizaciones, Travesías por el suroeste, vigilias por la defensa del Territorio, Consejo de Concejales, Cabildos Abiertos, fortalecimiento de las economías indígenas y campesinas, encuentros de jóvenes, mandatos populares, consultas autónomas, planes de vida comunitarios, etc. Sin duda, a este proceso histórico responden los Acuerdos Municipales.
  3.  Desde el surgimiento del Cinturón Occidental Ambiental COA nos hemos reflexionado las diferentes formas de construir procesos políticos, económicos, culturales y sociales, valorando las formas de participación legítima para incidir en acciones jurídicas en defensa de la Vida. En el año 2012, varios municipios del suroeste de Antioquia le apostaron a la implementación de acuerdos municipales. Támesis, Jardín, Urrao, Caicedo, entre otros, emprendieron acciones jurídicas para blindar el territorio de megaproyectos inconsultos que han generado fuertes conflictos sobre la definición de los usos del suelo, la autonomía de las entidades territoriales y la participación social. Pueblorrico en el 2014 promovió dos acuerdos municipales en los que planteaba una declaratoria de actores no gratos y la prohibición del uso del cianuro y el mercurio en su propia jurisdicción, además de apostarle a la consulta popular. Estas propuestas han sido un ejercicio en el que las organizaciones sociales presentaron mandatos populares y fueron acogidos por el concejo y alcaldía municipal de Pueblorrico, enviando un mensaje al país de que las acciones jurídicas deben ser re-significadas, producto de la participación social y política de las organizaciones que habitan el territorio.

Si bien los acuerdos municipales que se firmaron entre el 2012 y 2014 fueron declarados inconstitucionales, la reflexión de las acciones jurídicas como proceso y producto histórico de la movilización social, nos permitirá avanzar fuertemente hacia la construcción de horizontes políticos que fortalezcan procesos sociales, pues toda acción jurídica debe ser defendida en presente y futuro, y para lograrlo, necesitamos que se alimente de voces y sentidos de vida que emerjan del corazón indígena, campesino, de jóvenes, mujeres y hombres.

Resaltamos que nuestro horizonte no es solamente la prohibición de las actividades extractivas que afectan sustancialmente nuestros territorios, propendemos por la construcción de autonomía y formas de vida sustentables que permitan que nuestros territorios indígenas, campesinos, de hombres, mujeres y jóvenes, sean nuestra construcción colectiva de Territorios Sagrados para la Vida.

Logo-COA

TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA!

 

post

Carta Abierta a Concejales, Alcaldes Y Organizaciones Sociales del Suroeste de Antioquia

CARTA ABIERTA A CONCEJALES, ALCALDES Y ORGANIZACIONES  SOCIALES DEL SUROESTE DE ANTIOQUIA

El Cinturón Occidental Ambiental – COA – como articulación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales, de jóvenes, hombres y mujeres de los municipios de Caramanta, Támesis, Pueblorrico, Santa Bárbara, Jardín, Tarso, Betulia, Ciudad Bolívar, Valparaíso, entre otros más, además de los resguardos indígenas del suroeste de Antioquia, queremos manifestar que:

Nos sentimos orgullosos por reconocer y defender la historia indígena y campesina, del legado cultural heredado de nuestros ancestros y  la madre tierra, que han sido y seguirán siendo un principio de vida que debe regir nuestro presente y futuro territorial.

Nuestra riqueza no se reduce a la existencia del oro y otros minerales de la Tierra, las prácticas indígenas y campesinas son nuestra VIDA la cual adquiere suprema importancia a partir de nuestras cosmovisiones y sentidos del territorio.

Los megaproyectos nunca fueron consultados con las comunidades y, por esa razón, los consideramos irresponsables. Su presencia, real e inminente, siguen invisibilizando y afectando patrimonios comunes, además de nuestras formas concretas de participación social efectiva.

El bienestar de estas tierras las construimos a partir de la vocación histórica del suroeste, de las prácticas agrícolas y pecuarias, además de los procesos actuales de agroecología y circuitos económicos y solidarios que, a pesar de las dificultades y limitaciones, hemos sacado adelante. La dureza del campo nos ha permitido ser indígenas y campesinos verracos, echados pa’ delante y amorosos con la vida. No nos intimida conquistar con esfuerzo nuestra propia dignidad.

La Vida, el Agua y el Territorio han sido declarados derechos sagrados, y bajo este principio, organizaciones indígenas y campesinas del Suroeste de Antioquia seguimos construyendo Planes de Vida Comunitarios donde están plasmados los sueños de niños, jóvenes, mujeres y hombres, indígenas y campesinos. Nos enorgullece ser agricultores e hijos del agua y la montaña.

Nuestros gritos son cantos a la vida que acompañamos con comparsas, chirimías, teatro y danzas. Nuestras movilizaciones se han caracterizado por ser pacíficas y culturales. Con ustedes señores concejales y alcaldes, hemos calmado fatiga con limonada y sancocho campesino.

Nuestra historia de movilización social surge del corazón de nuestra gente, como ustedes hermanos concejales y alcaldes, no necesitamos de partidos políticos porque la defensa del agua, como patrimonio universal, le compete a la humanidad. Por eso serán bienvenidos a este proceso las personas, que somos miles en Colombia y en el mundo, que se movilizan por la defensa de la vida. Sean bienvenidos todos los colores del universo, del cielo, del agua, de la montaña, de las flores, de los animales. La humanidad, en sus diferencias, hoy se moviliza para defender la Vida.

En la universidad, en los colegios, en las escuelas, en los barrios, en las casas, en las familias, en las relaciones cotidianas, hemos formado campesinos, indígenas, mujeres, jóvenes y hombres, quienes les pueden contar cómo las semillas, los árboles, los animales y los humanos podemos vivir bajo el principio de la sustentabilidad de la vida, rechazando megaproyectos extractivos y potenciando los Planes de Vida Comunitarios.

Justamente pensando en el bienestar, futuro y buen vivir del suroeste de Antioquia y en general del país, es que somos conscientes al igual que ustedes, de las fuertes afectaciones de la actividad minera, la cual quiere ser impuesta por personas ajenas al territorio y que por tanto no tendrán que vivir sus consecuencias.

No basta una carta como esta para enumerar y explicar los fuertes impactos ambientales, económicos, políticos y sociales. Conocer de primera mano la realidad (diferente a lo que mencionan las empresas multinacionales) de los territorios cercanos a las explotaciones de Cerrejón, Cerromatoso, Drummond y Mineros S.A. demuestra la inexistencia de la llamada minería responsable, la cual es responsable del despojo, pobreza, destrucción de las buenas costumbres y otras múltiples implicaciones negativas.

Colombia y en particular nuestro territorio tienen su gran riqueza en la diversidad cultural, hídrica y biológica. Con el oro nunca podrán comprar la vida, el agua limpia, la tranquilidad, ni devolver el tiempo para decir NO a sus daños. El momento es ahora, no podemos permitir la degradación del territorio que tanto nos enorgullece y que con mucho trabajo ha logrado la admiración de todo el país.

Estamos prestos a acompañar y a construir ejercicios reales de participación social, ser facilitadores y motivadores para que todas y todos podamos fortalecer las iniciativas locales de economías propias y podamos seguir definiendo nuestro presente y futuro a partir de Planes de Vida Comunitarios.

Caramanta, Valparaíso, Támesis, Jericó, Pueblorrico, Tarso, Jardín, Hispania, Santa Bárbara, Venecia, Ciudad Bolívar, Andes, Karmata Rua, Bernandino Panchí, Hermenegildo Chakiama, Marcelino Tascón, Miguel Cértiga, entre otros municipios y comunidades del país, nos hemos unido, hagámoslo juntos, demos ejemplo al mundo de cómo se construye dignidad, una oportunidad para que nuestros jóvenes, y los que han de llegar, puedan seguir defendiendo con orgullo el Patrimonio Común por el cual estamos luchando.

Concejales, Alcaldes y Organizaciones Sociales, no tengamos miedo a defender nuestra historia, nuestro presente y futuro, nuestra dignidad, no le temamos a los ingenieros y demás técnicos que no conocen el territorio, la cultura y nuestros sentidos de vida, no le hagamos juego a quienes nos estigmatizan, sigamos metiendo verraquera para que nuestros hijos y familias definan su buen vivir y podamos defenderla con todas nuestras fuerzas. No permitamos que ellos decidan por nosotros.

Ustedes no están solos, manifestamos nuestro apoyo incondicional y ratificamos el Mandato de defender la Vida, el Agua y el Territorio con nuestra propia vida!

POSDATA: Exhortamos a todas las organizaciones sociales, ambientales, agrarias, étnicas, campesinas y académicas del país para rechazar las desafortunadas palabras del señor Oswaldo Ordóñez Carmona que, con mentiras y odio, continúa estigmatizando a personas y procesos, poniendo en riesgo la vida de nuestros líderes.

 

CINTURÓN OCCIDENTAL AMBIENTAL – COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida

Logo-COA

post

Comunicado COA Sobre la Situación en Palo Cabildo y el Suroeste de Antioquia

COMUNICADO COA A LA OPINIÓN PÚBLICA

SOBRE LA SITUACIÓN DE PALO CABILDO Y EL SUROESTE DE ANTIOQUIA

Territorio COA, Abril 19 de 2017

 

El Cinturón Occidental Ambiental – COA como proceso de articulación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales que construimos Territorios Sagrados para la Vida en las montañas y ríos  del Suroeste de Antioquia, respaldamos las acciones de hecho pacíficas  que campesinos de Palo Cabildo,  y las diferentes organizaciones sociales del suroeste y el país, han emprendido  como mecanismo legítimo para la defensa del territorio.

Bajo nuestro principio de autodeterminación territorial, rechazamos categóricamente cualquier diálogo con las empresas que permanentemente violentan la dignidad de las comunidades, imponiendo sus megaproyectos, desconociendo ejercicios de participación y  estigmatizando procesos de movilización social. Un diálogo en el marco de una imposición jamás será diálogo, se constituye en un acto de irresponsabilidad porque desconoce procesos históricos, económicos, sociales y culturales que definen nuestro presente y futuro colectivo.

En el año 2014 declaramos como actores no gratos a Anglo Gold Ashanti y todas aquellas empresas  que desconocen la participación social y la autodeterminación territorial, declaratoria que se ha constituido como Mandato Popular y que hoy día rige, con más fuerzas, nuestra movilización social contra las empresas que promueven el extractivismo. NO LOS RECONOCEMOS COMO ACTORES LEGÍTIMOS PARA LA INTERLOCUCIÓN.

El pasado 18 de abril, en la concentración que realizamos en el corregimiento de Palo Cabildo del municipio de Jericó, participamos las diferentes organizaciones del Suroeste de Antioquia para manifestar que la defensa del Territorio no es de 20 campesinos como lo ha manifestado esta empresa sudafricana y que tampoco es un problema de Jericó, es una situación conflictiva que trasciende y vas  más allá de una definición político-administrativa,  desafortunadamente Anglo Gold Ashanti, I´M Gold y otras empresas más, cada día nos quieren deslegitimar nuestras concepciones y prácticas de Vida y dividir a las comunidades  con sus proyectos extractivos.

De esta misma manera rechazamos el artículo publicado en el Colombiano en la fecha del 19 de abril, pues si bien fuimos insistentes tanto en Palo Cabildo como en otros lugares del Suroeste de Antioquia que no hay diálogo y mucho menos negociación con la Anglo Gold Ashanti AGA, nuevamente nos sorprende una noticia que está fuera de contexto en un artículo que titulan “Veeduría para conciliar actividad minera en Jericó”.

Existe una propuesta, que aún no se ha concretado, de conformar un comité entre alcaldía, campesinos de Palo Cabildo, Mesa Ambiental, COA, además de colectivos de derechos humanos, de instituciones departamentales y nacionales como la Defensoría del Pueblo y la Personería. En este Comité no se acepta la presencia de Anglo Gold Ashanti AGA. Será un espacio de interlocución entre comunidades y estado, pero insistimos, es una propuesta que será debatida en los próximos días y que no tiene nada que ver con supuestas conciliaciones y diálogos con la AGA.

Finalmente, exhortamos a todos los pueblos del Suroeste de Antioquia a seguir defendiendo con dignidad este Territorio, acompañar a Jericó en su lucha, EN NUESTRA LUCHA y continuar con acciones pacíficas como lo han sido las Travesías por el Suroeste, las vigilias, los encuentros regionales, las movilizaciones sociales, las denuncias, los bloqueos.

Sin perder el poder de nuestra  cultura, el arte, la alegría, sueños y esperanzas, seguiremos luchando y construyendo un Territorio Sagrado para la Vida en las majestuosas montañas del Cinturón Occidental Ambiental.

Logo-COA

TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA!

 

post

Comunicado a la Opinión Pública en Respaldo Consulta Popular Cajamarca Tolima

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
RESPALDO CONSULTA POPULAR EN CAJAMARCA TOLIMA

Territorio COA, Marzo 24/2017

El Cinturón Occidental Ambiental – COA como proceso de articulación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales, de jóvenes y mujeres que construimos Territorios Sagrados para la Vida en las montañas y ríos del Suroeste de Antioquia, respaldamos con emoción la consulta popular que se realizará el próximo domingo 26 de marzo en el municipio de Cajamarca, Tolima.

Queremos felicitar al proceso de nuestros hermanos Cajamarcunos que pese a las incontables presiones y trabas se han ganado con dignidad, paciencia y mucho tesón, la oportunidad de decidir si quieren o no minería contaminante en su territorio. Este modélico proceso de resistencia pacífico que paso a paso, y al clamor popular, ha ido uniendo a las poblaciones urbanas y rurales de Cajamarca, siendo un ejemplo para el País, que en nuestra defensa por lo nuestro aspiramos también participar en las decisiones vitales que nos atañen.

Las luchas de las familias campesinas del precioso cañón del Anaime y de las faldas del Machín, reconocida despensa agrícola del país y mayor productor mundial de arracacha, también son nuestras y nos han enseñado a unirnos más, valorándonos como gentes diversas que aman con fuerza la vida en nuestros sagrados territorios.

Frente a este acontecimiento tan trascendental para la vida futura de los Cajamarcunos y el país, que se ha desarrollado siguiendo todos los mecanismos de ley, nos preocupa que desde la rama electoral del Estado no se facilite la participación, que se espera masiva, entorpeciendo la votación con la reducción de 36 a 18 del número de mesas electorales utilizables. Hacemos fuerza para que la jornada se pueda desarrollar dinámicamente en paz y como una fiesta de confraternidad popular y convivencia pacífica.

Desde el COA queremos manifestar a las y los compañeros de Cajamarca nuestra admiración, con ilusión los acompañamos con nuestros delegados y desde nuestros corazones, al igual que hicimos en la reciente consulta de Cabrera en la que el 97% de su población apoyó cerrar la puerta a los proyectos mineros e hidroeléctricos en su territorio. Estas muestras de firmeza y determinación nos llenan de esperanza y nos animan a continuar con alegría y persistencia nuestra defensa de los Derechos Sagrados a la Vida, al Agua y al Territorio.

Con cariñoso Amor desde el Territorio COA!

 

Logo-COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida!

post

Participación para la Justicia Socioambiental y la Construcción de Paz Territorial

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

PARTICIPACIÓN PARA LA JUSTICIA SOCIOAMBIENTAL Y LA CONSTRUCCIÓN DE PAZ TERRITORIAL

 

Territorio COA, Febrero 24/2017

El Cinturón Occidental Ambiental – COA como proceso de articulación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales que construimos Territorios Sagrados para la Vida en las majestuosas montañas y ríos  del Suroeste de Antioquia, acogemos el llamado de las diferentes organizaciones del país para alimentar el diálogo, experiencias y propuestas que aporten a la  participación social  en la construcción de paz territorial.

Con el llamado de la Mesa Social para la Paz sobre la realización de “Cien encuentros por la Participación y la Paz”, acogemos su mensaje  para aportar en la elaboración de  propuestas sobre mecanismos de participación que aporten al primer punto de la agenda de diálogo entre el Gobierno y el ELN, que permitan una efectiva reflexión e intercambios de experiencias para la búsqueda de soluciones políticas al conflicto armado y a los múltiples conflictos que atentan contra nuestras formas de vida.

Consideramos necesario que se protejan las vidas sagradas de pueblos indígenas, campesinos, afros, mujeres, jóvenes, hombres, montañas, animales y  ríos, además de todas nuestras formas de vida. Exigimos que se implemente un cese bilateral al fuego y un cese multilateral de las tecnologías extractivas. No solo las armas utilizadas en el conflicto armado son generadoras de violencia, también las tecnologías extractivas implementadas en los proyectos mineros, hidroeléctricos, agroindustriales, petróleros, entre otros, son generadores permanentes de violencia que atentan contra poblaciones y territorios, generando una serie de conflictos socioambientales a partir de desplazamientos, contaminación y destrucción ambiental. De esta manera consideramos que la naturaleza también es víctima de múltiples conflictos, entre ellos, el armado.

Hemos decidido construir la Justicia Socioambiental y una Paz Territorial Sagrada para la Vida, este proceso se construye a partir de la participación social, de esta manera proponemos:

  • Consultas Autónomas para la Vida y la Paz: Ha sido un ejercicio de participación en la que organizaciones sociales reflexionan y acuerdan principios de autonomía, planteando reflexiones colectivas del cómo, el por qué y el para qué de la participación. Este ejercicio de consulta autónoma ha permitido la construcción de Planes de Vida Comunitario en el Territorio COA.
  • Cabildos Abiertos para la Vida y la Paz: La necesaria interlocución entre el Estado y las organizaciones sociales para dialogar sobre la participación en la construcción de la justicia socioambiental y la paz territorial, serán fundamentales para debatir desde diferentes perspectivas de legalidad/legitimidad y definir acuerdos políticos que apunten al cumplimiento de estos objetivos de cara a la sociedad y a la opinión pública.
  • Planes de Vida Comunitario para la Paz: En una nueva re-conceptualización de la participación social autónoma y permanente, se define la participación como proyecto de vida, trazando horizontes de futuro para que la Justicia Socioambiental y la Paz Territorial efectivamente sean estables y duraderas.

A continuación adjuntamos el link del manifiesto de la Segunda Travesía por el Suroeste: Un Abrazo a la Montaña – Justicia Social y Ambiental para la Construcción de Paz Territorial: http://coaterritoriosagrado.org/499-2/

Logo-COA

TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA!

post

Rechazamos la Muerte de Defensores de la Vida

Territorio COA, 02/09/2016

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

El Cinturón Occidental Ambiental COA, como proceso de articulación de organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales del Suroeste de Antioquia  que promovemos la Defensa de la Vida, el Agua y el Territorio, rechazamos el asesinato de líderes defensores de los derechos territoriales que siguen siendo víctimas de un modelo de despojo que arrebata sueños de vida digna y resistencias.

Lamentamos el asesinato de los líderes campesinos Joel  Meneses Meneses,  líder  histórico  del  CIMA y miembro de PROCAMINA; Nereo  Meneses  Guzmán,  integrante  de  PROCAMINA  y  Ariel  Sotel miembro de  la  comunidad  de  La Herradura, además de Camilo Roberto Taicus Bisbicus, Luciano Pascal García, Omar Alberto Pascal García y Diego Alfredo Chirá Nastacuas, indígenas del Pueblo Awá; líderes indígenas y campesinos quienes fueron encontrados sin vida entre los días 26 y 29 de agosto.

Exigimos al gobierno nacional que se garantice la protección de los derechos humanos y los derechos territoriales a todas las organizaciones que luchan por la vida y sus condiciones de dignidad; Exigimos que se esclarezcan los hechos de estos actos de violencia que atentan permanentemente contra los pueblos indígenas y campesinos de Colombia, no queremos más derramamiento de sangre.

Unimos nuestros corazones y espíritus con el Comité de Integración del Macizo Colombiano CIMA, PROCAMINA y con el Pueblo AWÁ, manifestando nuestro dolor pero asumiendo la responsabilidad de continuar esta lucha por la vida, el agua y el territorio, cada vez con más fuerza y gran convicción.

 

CINTURÓN OCCIDENTAL AMBIENTAL – COA

Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida

post

MANIFIESTO Segunda Travesía por el Suroeste: Un Abrazo a la Montaña

Caramanta, 14 de Agosto de 2016

MANIFIESTO

SEGUNDA TRAVESÍA POR EL SUROESTE: UN ABRAZO A LA MONTAÑA

Justicia social y ambiental para la construcción de paz territorial

Entre los días 8 y 14 de agosto de 2016, las organizaciones indígenas, campesinas, sociales y ambientales, mujeres, jóvenes y hombres del Suroeste de Antioquia, hemos abrazado la paz, la vida, el agua y el territorio en las sagradas montañas del Cinturón Occidental Ambiental Colombiano, Un Abrazo que sigue afianzando  el amor por nuestra Madre Tierra.

Jardín, Resguardo Indígena Karmata Rua, Andes, Hispania, Resguardo Indígena Hermenegildo Chakiama, Bolombolo, Peñalisa, Tarso, Pueblorrico, Jericó, Támesis, Valparaíso y Caramanta, unieron sus corazones para expresar que el Territorio COA es Sagrado para la Vida.

El SÍ a la Vida, al Agua y al Territorio  define la apuesta por un SÍ A LA PAZ en el que la Justicia  Social y Ambiental debe ser la matriz para su construcción, debe partir del reconocimiento y el respeto a la Vida en sus múltiples expresiones.

Construir esta apuesta implica de-construir  acciones de violencia que atentan contra los cuerpos, las familias, las comunidades, las tierras, las aguas, los territorios, nuestras culturas y perspectivas de vida. Es necesario abordar nuestras historias y entender las causas del conflicto armado y  los conflictos socioambientales  que tanto han desangrado al pueblo colombiano y a la madre tierra.

Si bien el silenciamiento de las armas no es suficiente para la construcción de una Paz Territorial, consideramos que es un proceso necesario y urgente  para lo cual exigimos que se le dé una solución política al conflicto armado en Colombia, a partir de los diálogos entre el Estado, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia  (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la Población Civil. Exigimos desmontar el uso de las armas y cambiar sus sonidos de guerra y muerte por diálogos y entendimiento, para que podamos reconocernos, discutir y construir a partir de las diferencias. La reconciliación de nuestros pueblos indígenas, afros y campesinos es necesaria y urgente para no seguir perpetuando las políticas de guerra y muerte en el país.

De esta manera, la Justicia Social y Ambiental y la Paz Territorial la construimos a partir de  POLÍTICAS PARA LA VIDA, emergentes de propuestas comunitarias que se definen a partir de perspectivas históricas, actuales y futuras.

Acogemos el SÍ en el Plebiscito de los acuerdos en la Habana y, aunque no es suficiente para la definición de la PAZ, consideramos que es un paso, ente muchos que debemos dar, para defender nuestro principio universal de que la Vida de los pueblos indígenas y campesinos, ríos y montañas son Sagrados. La guerra, las armas y la violencia han atentados contra  vidas indefensas, desencadenando consecuencias nefastas de odio y muerte. Consideramos que es necesario ampliar el debate y exigimos la participación de las comunidades que también estamos construyendo paz en el Territorio para que el Estado y las insurgencias colombianas entiendan que para llegar a la PAZ  es necesaria la Justicia Social y Ambiental, no queremos estar condenados a  las políticas de muerte y expropiación.

Nuestra Justicia Social y Ambiental nos obliga a señalar que los conflictos socioambientales son una amenaza de Paz Territorial latente ya que la naturaleza no sólo ha sido víctima del conflicto armado sino de un modelo de desarrollo que  pretende destruirla a partir de megaproyectos mineros, energéticos, petroleros, agroindustriales y privatizarla mediante políticas conservacionistas de economía verde. Es necesario reflexionar acerca de las amenazas al territorio que se siguen presentando desde el modelo extractivista y que no desaparecerán con la refrendación de acuerdos con las insurgencias, sino que, infortunadamente, se acrecentarán como consecuencia de las garantías que el gobierno Santos entrega a las corporaciones trasnacionales en lo que se conoce como la paz corporativa, es decir, el intento del ejecutivo colombiano por pacificar al país para entregar amplias zonas del territorio nacional a las corporaciones trasnacionales. Las nuevas amenazas se disfrazan hoy de pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas presentadas como proyectos amigables con el ambiente, los proyectos mineros y también con estrategias de supuestas interlocuciones con empresas nacionales y trasnacionales en las que prima la asimetría de poder en la que la institucionalidad se pone al servicio de intereses económicos, bajo los mismos trasnochados argumentos de la necesidad del desarrollo y progreso, y desconoce los derechos de la población a decidir sobre su presente y futuro territorial.

La Paz Territorial nace del principio de que la vida es sagrada, en el Suroeste de Antioquia EXIGIMOS UNA PAZ TERRITORIAL SAGRADA PARA LA VIDA, UNA JUSTICIA SOCIAL Y AMBIENTAL SAGRADA PARA LA VIDA, con la cual se nos pueda garantizar el reconocimiento de sentidos y prácticas de vida que definen la autodeterminación territorial, la armonización con el agua, la biodiversidad, el patrimonio arqueológico-histórico-cultural, comunidades indígenas y campesinas, economías propias, organizaciones sociales y participación.

Esta PAZ TERRITORIAL debe partir de nuestros sueños, sentimientos y expectativas para el buen vivir, en  un Territorio Sagrado para la Vida que se construye en las majestuosas montañas del Territorio COA – Cinturón Occidental Ambiental.

 Esta es nuestra propuesta:

MANDATAMOS

Aguas Sagrada para la Vida:

  • Reconocer el agua como bien común y público, determinante en las territorialidades campesinas y étnicas y en la producción alimentaria. Sin Agua no hay vida y sin ella es imposible construir territorios de paz justos y democráticos (Roa & Urrea, 2015, pág. 203).
  • La gestión pública y comunitaria del agua debe estar en manos del Estado o de comunidades organizadas
  • El país requiere, a parte de una reforma agraria, una reforma acuaria. A las personas víctimas se le deben restituir tanto las tierras, como las aguas; esto es, restituir ciénagas, lagunas, ríos que fueron apropiados por los terratenientes durante la guerra. Aguas que son determinantes para la reproducción social, cultural y espiritual de cientos de comunidades ribereñas y cienagueras que han vivido de la pesca.
  • Detener cualquier acción que afecte los bienes comunes, en especial las aguas, pues negar o afectar su acceso implica violar los derechos humanos y de la naturaleza.

 

Economías Indígenas y Campesinas Sagradas para la Vida

  • Declarar de utilidad pública la cultura indígena y campesina del Suroeste de Antioquia, las prácticas sociales, económicas, espirituales, culturales y ambientales asociadas a ellas, como patrimonio intangible, dando el reconocimiento al Suroeste de Antioquia como un Territorio Sagrado para la Vida.
  • Las autonomías y soberanías alimentarias, los procesos agroecológicos, las economías propias y los circuitos económicos solidarios serán fundamentos centrales hacia la construcción de política pública de agricultura autónoma.
  • Que se reconozca al campesinado de Colombia como sujeto de derechos.
  • Las semillas son un patrimonio al servicio de la humanidad. Las semillas libres en manos de los pueblos será determinante en la construcción de un país en paz, y garantía para la autonomía y soberanía alimentaria.
  • La agricultura campesina alimenta al mundo y puede enfriar el planeta. La defensa de la agricultura campesina es indispensable en la construcción de la Paz Territorial (Ibidem).
  • Frente al modelo minero-energético, consideramos necesario declarar una moratoria en la que: se ponga en consideración qué tipo de minería hay hoy en el país y para qué intereses; qué tipo de producción energética se tiene y cuál se necesita:

– Se ponga en debate nacional la categoría de utilidad pública de la minería y las represas.

– Se analizase por medio de una comisión independiente la legalidad de los títulos y concesiones.

– Se avance en la construcción de la categoría de afectados por megaproyectos (algunas organizaciones hablamos de víctimas del desarrollo) y en las formas de reparación integral a esos afectados.

– Se reconozca la naturaleza como víctima del conflicto.

– La construcción de la política pública debe incorporar como bases del ordenamiento a las aguas y a los bienes comunes esenciales para la garantía de la vida. La política pública no debe mantenerse como una construcción exclusiva de la institucionalidad corrupta y deslegitimada, protegida en el estado. Lo público se construye desde el proceso legislativo popular y comunitario y de allí emerge una nueva concepción de poder frente a un Estado deslegitimado y entregado al corporativismo.

  • Una política minero-energética transformadora debe tener como base la soberanía energética construida en las prácticas concretas de los Pueblos. La Soberanía energética implica la autodeterminación, la priorización, la tecnología al servicio de los pueblos y se relaciona directamente con las soberanías  hídricas y alimentaria.

 

Organizaciones y Participación Comunitaria Sagradas para la Vida

  • Construir, reconocer y acoger dentro de los planes de desarrollo y esquemas de ordenamiento territorial, la defensa del agua, la vida y el territorio, incorporando e implementando los Planes de Vida Comunitario construidos por organizaciones sociales, ambientales, indígenas y campesinas del Suroeste de Antioquia como procesos autónomos.
  • El ordenamiento del territorio debe incluir la participación social, interétnica, intergeneracional e intersectorial y para esto debe garantizarse el respeto a las consultas populares y a los mecanismos de participación popular, legales y constitucionales, así como los ejercicios de autodeterminación de los pueblos expresados, por ejemplo, en las consultas autónomas.
  • La defensa de nuestro cuerpo no es ajena a la defensa del Territorio. De ahí que son fundamentales los planteamientos que los movimientos de mujeres, jóvenes y trabajadores que han hecho en relación con la defensa del cuerpo y de la salud.
  • Los procesos de educación popular territorial (Escuela de Sustentabilidad) son necesarios para la construcción de territorialidades (Territorio COA) indígenas y campesinas.
  • La participación popular debe estar definida en múltiples encuentros de organizaciones de base, de mujeres, jóvenes, acueductos comunitarios, economías indígenas y campesinas, interculturales, hacia la construcción de agendas propias para la incidencia en las políticas públicas territoriales.
  • Es necesaria la construcción de lo comunitario para los medios de comunicación local. medios de comunicación e información construidos por la comunidad para la comunidad (medios de comunicación popular alternativo).
  • La construcción de Salas Patrimoniales sobre Territorio como proceso de memoria colectiva y de formación popular.

Nuestra Justicia Social y Ambiental para la Paz Territorial la seguimos construyendo

CINTURÓN OCCIDENTAL AMBIENTAL – COA

SUROESTE DE ANTIOQUIA: TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA

________________

Roa, T., & Urrea, D. (2015). La cuestión ambiental: asunto clave en el proceso de paz. En V. d. Correa-Lugo, Negociación Gobierno – Eln: Y sin embargo se mueve (pág. 274). Bogotá: Ediciones antropos.

www.coaterritoriosagrado.org