post

Respuesta a El Espectador: MINERÍA SIN SENTIDO SOCIAL

El Cinturón Occidental Ambiental (COA) como proceso de articulación de organizaciones sociales y ambientales que construimos Territorios Sagrados para la Vida en las majestuosas montañas del suroeste de Antioquia, nos pronunciamos ante la opinión pública:

Recientemente El Espectador publicó un “contenido desarrollado en alianza con la AngloGold Ashanti Colombia” titulado “minería con sentido social”. Sin embargo, nos preguntamos ¿Cómo surge y desde dónde se enuncia el sentido social? ¿Quién lo define? ¿para quién lo definen? ¿se le ha preguntado a las comunidades indígenas y campesinas cuáles son los sentidos sociales del suroeste de Antioquia?

Es importante señalarlo porque cuando se menciona que se debe convertir la riqueza mineral de los territorios en desarrollo social (…) se desconoce el contexto histórico y la vocación económica, social y cultural de los territorios del suroeste de Antioquia que nos oponemos a que la práctica minera sea la determinante de nuestros proyectos de vida.

No aceptamos el proyecto Quebradona de la AngloGold Ashanti porque priorizamos la construcción de nuestros planes de vida comunitarios, propuesta que nace de la tradición campesina, la cultura indígena, el patrimonio cultural y ambiental. Desde los planes de vida queremos redefinir los usos del suelo y del agua, la participación social, la educación territorial, por eso no aceptamos que extranjeros nos impongan su modelo de desarrollo.

El tema es polémico en el suroeste de Antioquia y en Colombia, no porque sea una situación espontánea como la quieren mostrar, es porque su proyecto es totalmente contrario al sentido social del suroeste. Tenemos sentidos comunes al plantear que la participación social efectiva y afectiva  es la que define los sentidos sociales y las formas en que vivimos y queremos reexistir en nuestros Territorios.

Ese supuesto “sentido social” del que habla la AngloGold Ashanti y El Espectador es el mayor sin sentido social del suroeste porque reiterativamente desconoce nuestros planes de vida, lo que hace que su proyecto sea antisocial, dictatorial, ingrato, maldito. Por este motivo nunca será posible hablar de una actividad minera “responsable” en el suroeste de Antioquia  ya que esta se impone e interfiere en la construcción de sociedad, de ambiente y de  economía que queremos para el Territorio.

La fundación Projericó al ser financiada en su totalidad a través de Minera de Cobre Quebradona, es cómplice de las violencias ejercidas contra los pueblos del suroeste de Antioquia, agudizando la división social en los municipios donde se impone el proyecto minero.

No podemos naturalizar la existencia de los conflictos ambientales, mucho menos normalizar a los verdugos quienes se presentan como salvadores con sus falsas soluciones para enfrentar las crisis actuales, desconociendo al mismo tiempo los impactos que han dejado en los territorios.

Creen que con el mejoramiento de la red vial, con el fondo de desarrollo productivo, el apoyo supuestamente a los caficultores, el parque biodinámico, entre otros, van a lograr desvirtuar su directa responsabilidad sobre los conflictos a los que nos están sometiendo, conflictos que destruyen nuestros sentidos sociales del Territorio, SENTIDOS SOCIALES que rechazan categóricamente el proyecto Quedabona y a  la AngloGold Ashanti.

No engañen al país con sus falsos discursos, esas inversiones continúan agudizando la división social de nuestros pueblos, profundizan la cooptación política de concejos y alcaldías municipales, interfieren en las elecciones populares, obstaculizan las competencias de autoridades locales en la definición de acuerdos municipales y en la actualización de esquemas de ordenamiento territorial, estigmatizando a líderes, lideresas sociales y a la población infantil, sometiéndonos a la fuerte confrontación de la cual el proyecto Quebradona y la AGA son los directos responsables.

No estamos interesados en readecuar, reconformar, rehabilitar y recuperar las áreas afectadas que menciona el artículo del El Espectador porque no estamos de acuerdo con su SINSENTIDO Y DESPROPÓSITO SOCIAL. El suroeste no vale los 672.260.433 millones que han invertido en mercados, termómetros, láser, kit de aseo, jabón líquido y tapabocas… La riqueza del suroeste no se compara ni con regalías, ni con el oro, ni con todo el cobre del mundo.

No queremos primera ni segunda fase, desde nuestros planes de vida comunitarios le damos el verdadero sentido social al suroeste de Antioquia. Tenemos claro el proyecto político, económico, cultural y ambiental que realmente necesitamos. Los Planes de Vida son el Proyecto con sentido social que seguiremos construyendo con el sudor de nuestra frente, con los cayos de nuestras manos, con el conocimiento de los ancestros, nos enfrentaremos a las dificultades y no cederemos a la pretensión facilista y al espejismo con el que AngloGold Ashanti quiere someternos.

SUROESTE DE ANTIOQUIA: TERRITORIO SAGRADO PARA LA VIDA

post

El Territorio más las Aguas de San Vicente Ferrer en Juego por la Amenaza Extractivista

Todo llegó como un soplo que se riega un domingo y con la preocupación se organizó una lucha para  impedir la llegada de la minería metálica a San Vicente. En ese sentido, ya se había manifestado el Concejo Municipal, tal como quedó recogido en la definición de los Usos del Suelo del  Plan Básico de Ordenamiento Territorial-PBOT, que restringe la minería y prohíbe explícitamente la de metales preciosos, al tiempo que destaca su vocación agropecuaria.

La amenaza directa viene de 12 proyectos mineros que iban a ser socializados en la Audiencia Pública citada para el 11 de abril, y posteriormente suspendida unilateralmente por la Secretaría de Minas de Antioquia. Son 11 proyectos de minería de metales y uno de cantera de 90 hectáreas. Como se observa en el siguiente mapa, son 14.715 ha. solicitadas para explotación minera que alcanzan al 63,8% del municipio a sumar a las 425 ha ya tituladas (materiales de construcción), siendo prácticamente todo el territorio susceptible de explotación, salvo las zonas de restricción por ser centros poblados o zonas declaradas de utilidad pública, que apenas alcanza al 7%

Mapa

Conscientes de esa información tan amenazante para la vida en su municipio, se constituye espontánea y autónomamente la Asamblea Comunitaria SanVicentina que convocó al Primer Foro sobre Minería en San Vicente Ferrer el pasado 6 de mayo (http://mioriente.com/altiplano/san-vicente/san-vicente-se-niega-abrirle-las-puertas-la-mineria.html).

Allí participó invitado el COA que compartió su experiencia de movilización y los avances en participación social desde el trabajo desarrollado en Pueblorrico por el Comité de Concertación Social-CoCoSoP y el impulso a los  Mandatos Populares por la Vida, concepto nuevo para muchas de las 80 personas que asistieron al foro.

También se habló de los impactos altamente perniciosos de estos proyectos y de la división social que provoca la entrada a los territorios de las multinacionales extractivas. El doctor Wilder Gil, abogado y Personero Municipal lo ilustró en su ponencia que se refería a las falacias de este modelo, y donde dejó bien claro por qué no interesaba la minería a San Vicente, ni social, ni ambiental, ni económicamente y de como la autoridad ambiental» les trata de ignorantes».

Uno de los puntos en discusión radica en que Administración SanVicentina había firmado un acta de Concertación previa con la Secretaría de Minas que ahora, ante la reacción popular y con una petición formal de anulación, les contesta que no es posible desistir al acta porque “no hay razones desde el derecho administrativo para revocarse”. Al tiempo que solicitan estudios técnicos que sustenten las decisiones del Concejo sobre minería.

Por el otro lado, el personero municipal a través de un derecho de petición exigió a la Secretaría de Minas los estudios técnicos para sustentar aquello de la vocación minera de la mayor parte del municipio, y que al no ser respondido se ha demandado.

Así  con este complejo panorama jurídico se ha entablado una disputa que conforma un litigio jurídico a resolver. En este impasse continúa creciendo la incertidumbre y preocupación de la población local, que quiere tener una real participación en los asuntos que les conciernen, como éste, en que se está en juego el agua y la futura vida armónica en el municipio.

La población no acepta que se de por hecho esa participación consagrada por la constitución, por medio de una acta de concertación suscrita por las autoridades locales con tratas y argucias, sin la debida información y participación del caso.

Así las cosas la organización comunitaria sigue caminando y se conformó un equipo pedagógico que ha unificado criterios para el rechazo a la actividad extractiva, y planea una campaña de comunicación y de reuniones en todas las veredas del municipio.

Para el 30 de mayo en la sesión del Concejo municipal y por exigencia de la comunidad se espera que ante el análisis de la viabilidad de la minería se declaré un Acuerdo Municipal para proteger el Territorio como patrimonio ecológico y cultural. Mientras, la Asamblea comunitaria SanVicentina que lucha por defender el territorio de frente contra los expropiadores se reunirá nuevamente el próximo 10 de junio.

San Vicente Ferrer se juega su futuro y necesita todo el acompañamiento, apoyo y solidaridad del movimiento ambiental nacional e internacional y lo tiene del Cinturón Occidental Ambiental

Territorio COA Sagrado para la Vida

 

post

Aprendiendo y Acompañando a San Pedro de los Milagros en su Defensa del Territorio

El día de ayer se llevó  a cabo en el municipio de San Pedro de los Milagros, un Cabildo Abierto para analizar las implicaciones de la minería de oro, platino y sus concentrados en un territorio que comprende 51% de la jurisdicción de San Pedro de los Milagros y un 49% del municipio de Bello.

Según el Colectivo por el cuidado y defensa del territorio de San Pedro de los Milagros, las actividades mineras afectan los recursos hídricos y la biodiversidad de la zona, de esta manera un grupo heterogéneo de ciudadanos conformado por habitantes de San Pedro y de los municipios cercanos, docentes, estudiantes y funcionarios de la Administración Municipal, vienen trabajando para cuidar y defender el territorio de los procesos mineros. Es así como a mediados de 2016 se conformó El Colectivo. Los integrantes de este colectivo argumentan que el cambio de uso del suelo tendría efectos negativos sobre el recurso hídrico de la región, pues en el polígono donde se pretende llevar a cabo la actividad minera existen 25 quebradas y 4 acueductos multiveredales. Además, fuentes de agua del municipio alimentan el embalse Riogrande II, que abastece en un 30% el acueducto del Valle de Aburrá. Según cifras entregadas por este movimiento ciudadano, la concesión en estudio incluiría 470 hectáreas del Distrito de Manejo Ambiental- DMI- del Sistema de Páramos Altoandino, constituido recientemente. El caso de San Pedro se suma a otros ejercicios de participación ciudadana que han llevado a la realización de consultas populares sobre la actividad minera en distintos municipios del país.

El Cinturón Occidental Ambiental COA con el propósito de aprender, seguirá acompañando y aportando su experiencia a procesos hermanos que han emprendido esta luchas en el departamento de Antioquia.